Noticias

...
9 de julio de 2021

 

Tal vez no sea casual que resultara Pedro Almodóvar el elegido para

entregar su Palma de Honor a Jodie Foster, esta semana en Cannes. La

actriz y realizadora estadounidense le reconoce como uno de los

cineastas con los que sueña trabajar, y el motivo no puede ser más

diáfano: "Fue el suyo el primer cine feminista que vi en mi vida, la

primera vez que veía retratos auténticos de mujeres. El consigue meterse

en el cuerpo y la mirada de las mujeres, mira desde dentro, algo que es

casi imposible de lograr por los hombres, pero él es capaz".

 

Ahora, las mujeres -opina la protagonista de "Taxi Driver"- sí empiezan

a ser escuchadas, representadas y reconocidas. "Este es el momento

preciso. Si no es ahora, ¿cuándo?". Es la propuesta irrefutable de Jodie

Foster, con su francés impecable aprendido en la Sorbona. "Pongan todo

su empeño", exhortó a las jóvenes aspirantes cineastas que acudieron con

otros colegas a escuchar en la atestada sala Buñuel el tan esperado

Rendez-Vous con la estrella norteamericana. "Es nuestro momento en

Hollywood y en el cine mundial. Les aconsejo a cada una de ustedes que

quiera entrar en esta industria que aprovechen la oportunidad y se hagan

valer. Hoy sí se puede. Las cosas han cambiado y es el momento de

reforzar nuestra visión", enfatizó.

 

Reconocida siempre como niña prodigio, tras una vida entera transcurrida

delante y detrás de las cámaras, Foster está disfrutando cada momento de

su retorno al Festival de Cannes –junto a su esposa Alexandra Hedison-,

lugar donde despegó internacionalmente su carrera gracias a "Taxi

Driver", de Martin Scorsese. Fue en 1976, la actriz tenía solo 13 años y

recibieron juntos la Palma de Oro. "Un film símbolo de la edad de oro

del cine norteamericano contemporáneo. La gente pensaba que era

demasiado joven para el personaje, porque era demasiado fuerte

psicológicamente", prosiguió. Y es que desde que era muy pequeña, en los

años 60, era ya la imagen de la publicidad de Coopertone, la crema

antisolar tan popular. "En realidad, no recuerdo mi vida antes del cine

y la notoriedad. No he tenido jamás una vida normal. De pequeña pensaba

que era banal recitar, que todo era solo cuestión de leer lo que otros

habían escrito, hasta que compartí con Robert De Niro y entendí que al

personaje hay que construirlo. Fue mi gran maestro".

 

Foster, que ha recibido la Palma de Oro Honorifica de esta edición 74 de

Cannes de manos de Pedro Almodóvar, comió con el español, que pronto

hará su primer largo en inglés. La nativa de Los Angeles ha sido actriz

bajo las órdenes de los mejores cineastas del mundo, además de

directora, productora y activista en favor de los derechos LGTB.

 

"Siento mucha nostalgia, amor por el cine y por los directores que me

han inspirado y que son como padres cinematográficos. De ellos he

aprendido que cuando diriges y das ordenes, también debes mostrar a tus

actores amor incondicional", aseguró. Entre ellos, por citar algunos, el

ya mencionado Scorsese, el mismo Spike Lee, Neil Jordan, Claude Chabrol,

Jonathan Demme (con quien obtuvo el Oscar por su maravillosa

interpretación en "El silencio de los corderos / El silencio de los

inocentes / The Silence of the Lambs") y David Fincher. "Trabajar con

todos ellos ha sido como un curso intensivo de cine. Pero creo que de

Fincher fue del que mas aprendí artística y técnicamente hablando. Me

inculcó la importancia de mantener siempre la  autenticidad de mi visión

hasta el final de cada obra, sin importar lo que digan los demás".

 

"Lo que si me ha faltado es el ejemplo de mujeres al mando. Aparte de

las actrices, si había mujeres en el set eran vestuaristas o

maquilladoras. Luego surgieron las productoras, pero pasó mucho hasta

que hubiesen directoras, pues era considerado un trabajo muy riesgoso",

confesó. "Cuando fui a la universidad, me dijeron que estaba botando mi

carrera y mi tiempo. Desde entonces aprendí a no tener temor y a

imponerme", dijo. Si hubiese escuchado a los demás ("sobretodo a mi

madre"), no habría debutado en la dirección en 1991, con "El pequeño

Tate". Ni en la producción. Menos habría aceptado el controversial papel

de Sarah Tobías en "Acusados / The Accused", el cual la hizo acreedora

de su primer Oscar. "Sobre la violación de una mujer, la mentalidad era:

Claro que fue violada, tenía minifalda. Ella misma se lo buscó. Me

complace pensar que aquella cinta sin duda favoreció el cambio en todo

sentido respecto a la violencia contra la mujer. Y es que creo que la

cultura renace a través del cine. Actualmente estamos experimentando una

transición dentro de nuestra cultura. Hay un despertar, una conciencia

creciente. Espero que el gobierno de Biden pueda mirar películas y

decir: ahí es donde nos equivocamos", aseveró.

 

© NOTICINE.com