Noticias

...
26 de mayo de 2016

Casi tres años después de presentarla en la Mostra de Venecia (y luego

en Río de Janeiro, Estocolmo o el BAFICI porteño), el cineasta argentino

Santiago Palavecino consigue estrenar en su país "Algunas Chicas",

adaptación muy libro de un relato de de Cesare Pavese, que trata con

tono sombrío la vida de mujeres que sufren algún tipo de depresión,

desdibujando así los límites entre el sueño y la vigilia y la vida y la

muerte. "El alma femenina es una fuente inagotable de imaginación. Las

mujeres son felices y tristes, razonan, habitan el mundo de una manera

radicalmente diferente a la de los hombres", ha dicho Palavecino.

 

El director conocido por sus anteriores películas como "Otra Vuelta" y

"La vida nueva" reconoció en declaraciones a Télam  que "Después de mi

película anterior quedé bastante desilusionado de mí mismo, tuve que

reconstruirme y traté de reencontrarme con el cine y con aquello que me

gustaba cuando era chico".

 

Palavecino detalló que que se inspiró libremente en un relato breve de

Cesare Pavese en el que se explora determinadas formas de la tristeza

femenina, y de esto trata la película: "Yo veía a mi alrededor chicas de

30 años que estaban en un momento espléndido de su vida, de su

sexualidad e intelecto, pero que sufrían unas depresiones tremendas e

inexplicables, me interesaba indagar en esta película los orígenes y las

formas de cómo se manifiesta esa tristeza".

 

Para el autor argentino la divisa clara era "No imitarás a David Lynch,

no imitarás a David Lynch", ya que la película abraza a la ambigüedad

como el conflicto más varadero, algo muy recurrentemente abordado en las

películas de David Lynch. "Para mí los géneros cinematográficos son una

caja de herramientas a nuestro alcance que me ayudan a estructurar una

trama pero también uso lugares comunes para desviar la atención del

espectador", agregó.

 

"Algunas chicas" tiene como protagonistas a Cecilia Rainero, Agustina

López, Agustina Muñoz y Ailín Salas. Para seleccionarlas y luego

dirigirlas, contó Palavecino, "inventé un método, casi por casualidad

pero que funcionó: regalarles a cada una de las actrices un ejemplar de

la novela y con la consigna de que se sintieran lo más libres posibles.

Si leerla les causaba un shock, podíamos empezar a trabajar como lo

hicimos, primero discutiendo y luego haciendo ensayos e improvisaciones".

 

En "Algunas chicas" el director Santiago Palavecino se atreve a

reinventar su cine, entrando en un terreno que le atrae pero que confesó

desconocer en el fondo: "La verdad es que no entiendo nada de mujeres.

No comprendo nada de ellas. Y seguramente ese misterio que me produce lo

femenino fue el motor de esta película".

 

La tardanza en estrenar la película ha hecho que el cineasta

chacabuquense tenga otra en la recámara. Se supone que en octubre tendrá

lista "Hija única", que vuelve a protagonizar Ailín Salas y "parte de la

premisa de la obsesión por ligar la búsqueda de la identidad a la figura

paterna. Es como si el ADN se hubiera inventado para eso: para

corroborar la paternidad. La idea era correrse de eso y pensarlo desde

 

lo materno", detalló a Página 12.