Noticias

...
31 de octubre de 2016

Puedes creer que la vida de un bebé recién nacido es plácida,

descansando, alimentándose y jugando, pero en Univision nos ilustran

sobre aquellas actividades principales que los más pequeños deben

aprender sobre la marcha para sobrevivir en sus primeras semanas de

vida, cosas que no sucedían en el seno materno:

 

1.- Respirar. Nuestros bebes han respirado por el cordón umbilical

durante 40 semanas, jamás han usado las vías respiratorias, entonces,

cuando nacen y les cortan el cordón umbilical a los pocos minutos ellos

hacen un primer jalón de aire, se le llama respiración de fuego, digamos

que estrenan la nariz y los pulmones en un segundo. ¿Se imaginan lo que

se debe sentir? Yo no.

 

2.- Pedir alimento. Al igual que el oxígeno, los bebés cuando están

dentro de nosotras no necesitan pedir comida, ellos reciben alimento las

24 horas del día por el cordón umbilical, jamás han tenido hambre y

encima no saben hablar, por eso el llanto no se debe minimizar, porque

es una llamada de auxilio o una petición de algo, no lo hacen por

molestar ¿Fuerte no? ¿Ustedes cuando tienen hambre cómo se ponen?

 

3.- Mantener su temperatura corporal. La bolsita de agua en la que han

vivido durante 9 meses siempre ha estado calientita, ellos no saben de

frío ni calor y jamás han usado ropa, lo único que los ha cubierto es el

líquido amniótico de la bolsa. Entonces al nacer, sienten frío, y encima

les ponemos ropa que les roza la piel, y luego los envolvemos. No puedo

imaginar lo que se siente eso.

 

Increíble video muestra a una madre dar a luz usando sus propias manos

para traer a su bebé al mundo

Son imágenes de una mamá dando a luz en el agua, con su partera al lado,

en un estado de paz que ha sorprendido a millones de personas en las

redes sociales.

 

4.- Cargar su peso. Igual que con la temperatura, los bebés en el

vientre de mamá no pesan, están en agua y todos sabemos que en el

pesamos menos, al nacer la gravedad hace su trabajo y de pronto sienten

su peso real en segundos al dejar el vientre materno.

 

5.- Horarios. Para ellos no ha habido nunca día y noche, siempre ha sido

igual su vida dentro del vientre, además de que están acostumbrados al

movimiento y a los ruidos, escuchan el ritmo cardíaco de su madre, los

ruidos del proceso digestivo, el correr de la sangre por las venas y las

voces de mamá y papá. Ahora imaginen que en la noche, todo se queda

quieto, en silencio, con la luz apagada, ya no oye las voces a las que

se ha acostumbrado durante 40 semanas, no está calientito, puede ser que

tenga hambre y además nadie lo mece.

publicidad

 

Entonces, para nuestros hijos nacer es todo un tema, son cambios

drásticos y fuertes en los primeros segundos, minutos y horas en el

mundo exterior, imaginen ustedes que su vida como la conocen cambia de

un segundo a otro y ¡jamás vuelve a ser igual! ¿No se estresarían?

 

Atender el llanto de nuestros hijos es muy importante siempre, y

contrario a lo que se piensa de que se hacen berrinchudos y malcriados,

se vuelven niños y niñas felices, seguros de sí mismo, saberse

protegidos y amados es algo que todos necesitamos, así que si tienes un

bebé de los que lloran mucho, respira, pide ayuda para otras labores y

 

abraza a tu bebé, arrúllalo y háblale dulcemente al oído.