Noticias

...
27 de abril de 2021

 

Según un informe de la Universidad Oberta de Catalunya, Netflix, que

lidera el mercado de las plataformas de contenido bajo demanda, su

preponderancia frente a las propuestas digitales de los grandes estudios

tiene que ver con la apuesta por las producciones locales para seguir a

la cabeza de esta carrera en la que también se encuentra Apple+, Disney,

Amazon Prime o HBO.

 

El estudio realizado por los investigadores Antoni Roig, Judith Clares y

Jordi Sánchez, de la Universitat Oberta de Catalunya, publicado en la

revista de acceso abierto Communication & Society, explica las fórmulas

de la compañía para convertirse en el número 1 de las plataformas de

distribución de este tipo de contenido.

 

En el año 2015, Netflix tan solo estrenó dos films con el inglés como

idioma principal, sin embargo, tan solo 3 años después, estaba lanzando

más de setenta largometrajes en más de una decena de idiomas, una

estrategia que combina cine comercial pero también experimental, que

pasa por mostrar una identidad trasnacional, y así llegar a todo tipo de

mercados. Esto favorece la repercusión internacional de los

largometrajes de producción local, a los que la plataforma les sirve

para minimizar los riesgos que tienen en una industria tan volátil,

ofreciendo cierta seguridad en el mercado audiovisual.

 

Según explica Antoni Roig, autor principal de este estudio e

investigador del grupo Mediaciones, de los Estudios de Ciencias de la

Información y de la Comunicación de la UOC: "Netflix ha elaborado una

estrategia mucho más diversa y global de lo que inicialmente aparentaba

en los estrenos de sus producciones originales".

 

Por su parte, Judith Clares, también autora e investigadora del grupo

GAME, de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación

de la UOC explicaba: "La producción propia es esencial para poder

ofrecer contenido novedoso y original a sus suscriptores en la lucha por

mantenerse como líder del sector y diferenciarse del resto de

plataformas de visionado bajo demanda y streaming". La estrategia que

tiene Netflix a la hora de realizar el estreno de un original pasa por

unir distintos métodos de lanzamiento: estrenar en salas, en festivales,

la emisión en continuo o la producción local en aquellos países que

cuentan con servicio de plataformas de streaming.

 

Uno de los objetivos de la plataforma era buscar el reconocimiento en la

industria cinematográfica produciendo buenos films, con grandes

directores y llevando los títulos a festivales para optar a algún premio

o reconocimiento. Ejemplo de ello es el caso de "Roma" (2018), dirigida

por el mexicano Alfonso Cuarón, que ganó tres estatuillas en los Oscars,

entre ellas a Mejor Película de habla no inglesa y a Mejor Dirección.

 

También es relevante el aumento de la producción, sobre todo aquellas

películas de habla no inglesa, como subrayan los autores del estudio:

"Las películas en otros idiomas, aunque minoritarias, son cada vez más

significativas, y en 2018 ya representaban el 35 % del total. Este hecho

apunta a la importancia de destacar lo local en los distintos países. No

solo se da visibilidad a las producciones más taquilleras y populares a

escala global, sino también a producciones locales que ayudan a Netflix

a presentarse como una marca global-local, o como una marca transnacional".

 

Además, la plataforma ya cuenta con más de 40 millones de personas

suscritas, por lo que cuando se estrena un film se expone de manera casi

simultánea en todo el mundo, haciendo que el impacto mediático

internacional, (que también está favorecido por el uso de redes

sociales), sea mayor.

 

En resumidas cuentas, la estrategia de la plataforma pasa por la

contrata de grandes directores, el aumento del número de producciones

locales, y la oferta tanto de blockbusters, como films para un público

especializado. Estas fórmulas han provocado que Netflix se convierta en

la plataforma de contenido bajo demanda líder en todo el mundo.

 

© NOTICINE.com