Noticias

...
12 de enero de 2022

 

El estreno esta semana en cines argentinos de "El empleado y el patrón",

dirigida por el uruguayo Manuel Nieto Zas, ha sido comentado por su

protagonista, Nahuel Pérez Biscayart, en entrevista recogida por

ShowbizBeta. El único actor argentino que ha conseguido un Premio César

francés, el de Mejor Actor Revelación en 2018, protagoniza este drama,

que ya ha podido verse en numerosos festivales, junto a Cristian Borges,

Justina Bustos, Jean Pierre Noher y Fátima Quintanilla.

 

Aunque Pérez Biscayart es un veterano actor que ha trabajado durante

casi 20 años en televisión y cine, tanto en el cine austral como en el

galo, se ha declarado encantado de protagonizar junto a un actor novel

como Cristian Borges, en su debut en cine: "Hubo una conexión inmediata

porque Cristian tiene una gran capacidad y ni bien empezamos a filmar

entendió todo de la cámara, de las posiciones y de los tiempos. Él es

jinete y enseguida hizo la performance entre su vida y la ficción".

 

Su papel en este film es el de Rodrigo, un patrón joven de familia

burguesa de vida moderna, que no encaja con el estereotipo de productor

rural. Su empleado, Carlos (Borges), más joven aún que él, necesita el

trabajo para sustentar a su nueva familia, que sufre una tragedia al

fallecer su bebé en un accidente en el tractor. Es un papel parco en

diálogo, en el que la expresividad del actor es fundamental: "Es el tono

buscado por Manolo (el director). Para mí actuar tiene que ver con estar

presente y conectar con el momento, no en si hay o no palabra. Si hay

poco texto me saco el peso de la fonética y tengo más lugar para

imaginar o llenar de sentido los momentos, aunque no esté verbalizando".

 

La actriz Justina Bustos encarna en "El empleado y el patrón" a

Federica, esposa de Rodrigo y madre de un bebé, y ya habló en Vogue

sobre el proyecto: "Esta película muestra el universo del campo, el cual

me es totalmente conocido. Me crié en el pueblo de Unquillo y mis padres

tienen empleados, Carlos y Liliana, que nos ayudan con la casa, son

parte de mi familia, como yo de la de ellos. Está muy bien plasmado. Es

una película ambigua, densa y hermosa de ver". La argentina estuvo

aislada 33 días durante la pandemia en un hospital africano y su

compañero de reparto fue uno de sus principales apoyos. Nahuel comentó:

"Nos conocimos en la película. Luego Justi empezó a filmar en España,

viajó a París y la ayudé en lo que pude, pero uno no es consciente de

cómo sus acciones repercuten en el otro".

 

El film de Nieto Zas es una coproducción entre Uruguay, Brasil, Francia

y Argentina, una multiculturalidad característica de la vida del propio

actor, que viaja continuamente gracias a sus continuos proyectos: "Yo

valoro mucho la vida que tengo, porque es muy afortunado poder vivir de

lo que me gusta hacer, es excepcional el mundo en el que vivimos, pero

si mi vida es nómada es porque estoy laburando en diferentes lugares".

 

Desde que recibió el reconocimiento francés por "120 pulsaciones por

minuto", el actor no ha parado de trabajar a nivel internacional, sobre

lo que ha recordado: "La peli recibió muchos premios, y entre ellos

estaba el mío, pero también lo merecía Arnaud (Valois), el otro

protagonista, y ahí tomé conciencia de que los premios son

superarbitrarios. Es un reconocimiento más amplio que a la labor de una

persona y, en este caso, tuvo un proceso colectivo hermoso y muy

inspirador para mí".

 

© NOTICINE.com