Noticias

...
27 de julio de 2020

 

Durante décadas última referencia del clásico, recientemente puesto en

cuestión por mostrar una realidad racista, "Lo que el viento se llevó /

Gone with the Wind", y una de las más longevas estrellas del Hollywood

dorado, Olivia de Havilland, murió el sábado noche en su residencia

parisina a los 104 años, discretamente, como vivió buena parte de su

vida. Así lo confirmaron su publicista, Lisa Goldberg, y su abogada,

Suzelle M. Smith.

 

Bajo el aspecto de la dulce y sacrificada Melania Hamilton en la exitosa

y larga película, Olivia de Havilland ocultaba una luchadora que hizo

mucho en favor de los actores frente a los todopoderosos estudios. Para

el público, sin embargo, sigue siendo la amiga de Scarlett O'Hara o Lady

Marian, el amor de Robin Hood.

 

La única protagonista que siguió viva de la película más taquillera de

la historia (considerando la inflación), tras las sucesivas

desapariciones de Leslie Howard, Vivien Leigh, Clark Gable y Hattie

McDaniel, había nacio en Tokio, dentro de una  familia británica, y ganó

el Oscar en dos ocasiones, por "La heredera / The Heiress" (1949) y "La

vida íntima de Julia Norris / Lágrimas de una madre / To Each His Own"

(1946). Pese a su larga peripecia vital, de más de un siglo, había

dejado la actuación, bastante antes, en 1988. Madre de dos hijos, vivió

durante décadas lejos de Hollywood, en París, a donde se trasladó con su

segundo esposo, el editor Pierre Galante.

 

Tras nacer circunstancialmente en la capital nipona por el trabajo de

sus padres (él era un abogado británico de patentes y ella actriz), a

los tres años, tras el divorcio paterno, se trasladó a Los Angeles con

su madre y su hermana Joan, un año menor, que luego se convertiría

también en actriz bajo el nombre de Joan Fontaine.

 

Se graduó y prosiguió sus estudios en el Mills College de Oakland, donde

fue descubierta por Max Reinhardt, que la vió en una representación de

"Sueño de una noche de verano". El se ocupó de que fuese contratada por

la Warner para hacer el mismo papel en la versión cinematográfica de la

obra. Tenía 19 años.

 

Esta última fue producida en 1939, año en el que también hizo la cinta

en la que logró uno de sus más emblemáticos papeles, "Lo que el viento

se llevó", al lado de Vivian Leigh, Clark Gable y Leslie Howard. Fue

nominada al Oscar de reparto, pero se lo llevaría su compañera de elenco

Hattie McDaniel, que interpretaba a la criada negra de Escarlata.

 

En 1941 volvió a ser candidata a la estatuilla por "Si no amaneciera /

La puerta de oro / Hold Back the Dawn" (esta vez como protagonista),

pero de nuevo se le cruzó en el camino alguien próximo, en este caso su

hermana Joan Fontaine, que lo ganó por "Sospecha / Suspicion". Ambas

estaban sentadas a la misma mesa (entonces -como en los Globos de Oro-

había una cena durante la gala) y a Fontaine no le hizo gracia la

felicitación de su hermana. En realidad, su enemistad no era nueva,

databa de una infancia en la que eran habituales las peleas entre ellas,

y Olivia llegó a romperle la clavícula a Joan. Los desplantes en público

entre ambas dieron mucho que hablar y durante gran parte de su vida no

se dirigieron la palabra.

 

Molesta por la etiqueta de empalagosa dulzura que le había puesto la

Warner, Olivia reclamó al estudio papeles más dramáticos y dificiles,

pero la respuesta de ésta fue una suspensión por seis meses. Ella, en

lugar de achantarse, denunció ante los tribunales a la Warner en 1943 y

por extensión a todo el "star system" cuasi feudal, con contratos

indefinidos en los que los actores apenas podían tener decisión respecto

de las cintas que interpretaban. Logró un triunfo histórico. Los grandes

estudios se vieron obligados a suprimir la figura de la suspensión y los

contratos tuvieron que adaptarse a un límite máximo de siete años.

 

Detrás de esas reivindicaciones sindicales no había el menor espíritu

izquierdista. De hecho, fue testigo en favor de los denunciadores de

comunistas en Hollywood, ante el tristemente famoso Comité de

Actividades Antiamericanas de McCarthy.

 

Con su victoria frente a la Warner, De Havilland ganó su libertad y pudo

elegir mejores papeles. Las consecuencias no se hicieron esperar: ganó

su primer Oscar en el 46 como la madre soltera de "To Each His Own". El

segundo llegaría tres años después, por "La heredera". En total, la

Academia le otorgó cinco nominaciones, a las que hay que unir otras tres

a los Globos de Oro (los logró por "La heredera", "My Cousin Rachel" y

por la TV-Movie "Anastasia: The Mystery of Anna", en 1986).

 

La carrera de Olivia de Havilland prosiguió tanto en el cine como en el

teatro y la televisión hasta finales de los 80, aunque su última

película fue "El quinto mosquetero / The Fifth Musketeer" (1979).

 

© NOTICINE.com