Noticias

...
22 de febrero de 2021

Los cambios que para el cine mexicano está significando la presidencia de Andrés Manuel López Obrador no han terminado con la reestructuración (reductora) de las ayudas oficiales, sino que está en marcha una nueva Ley de Cine que algunos piensan será la cara buena de unas medidas que por ahora están generando muchas más protestas que adhesiones. Ricardo Monreal, senador del Grupo Parlamentario del partido gubernamental mexicano MORENA, presentó una nueva propuesta de Ley Federal de Cinematografía y el Audiovisual.

Este reglamento que regula el cine del país latinoamericano, está pensado para la reestructuración de ciertos aspectos del séptimo arte como la ponderación del cine nacional, la distribución exigiendo la equiparación del doblaje mexicano frente a la versión original o la posibilidad de acceder al contenido cultural para el gran público, entre otras regulaciones.

El cine mexicano, según algunos representantes del senado nacional, necesita adaptarse a los nuevos tiempos y más ahora en este momento, en el que el apoyo a industria cinematográfica es prioritaria. En la presentación del texto legal el equipo de Monreal publicaba que "durante décadas, la comunidad cinematográfica ha pugnado por un marco regulatorio que adecúe la ley a las nuevas circunstancias y necesidades de la producción y promoción del cine mexicano".

Monreal, en declaraciones al Excelsior reconoció que la nueva Ley de Cine es imprescindible porque se trata de "un reflejo de la cultura mexicana ante el mundo, consideramos necesaria una reforma integral en la materia a fin de actualizar la legislación vigente conforme a las exigencias nacionales e internacionales".

Entre los organismos que apoyan la nueva ley, aparte de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC), están la Asociación Mexicana De Productores Independientes, la mexicana De Sonido Cinematográfico, la de Directoras y las del gremio de la animación, del guion, de la Red de Documentalistas o de las salas de exhibición alternativas, entre otras.

La Ley del cine tras un largo periodo de discusiones ha sido presentada dejando clara su principal iniciativa: "El fomento a la cinematografía nacional como una responsabilidad de Estado, garantizando los derechos culturales de las y los mexicanos e impulsando el desarrollo de una industria cultural cinematográfica independiente y soberana", describieron en el comunicado de la propuesta.

Mónica Lázaro, presidenta de la AMACC ha sido la encargada de trasladar la información sobre la futura Ley del Cine mexicano en una rueda de prensa. Entre los nuevos puntos explicados por Lázaro se encuentra la equiparación entre películas para evitar que una sola se lleve todo el mercado. La ley fijará que una misma película (incluidas las de los grandes estudios de Hollywood) pueda proyectarse como máximo en la mitad de cines del país. Esta regulación según Lázaro, no puede garantizar que "los consumidores acudirán a las salas para ver cine mexicano, tampoco es posible afirmar lo contrario, de hecho, dada la forma discriminatoria y desventajosa con la que se exhibe el cine mexicano, al otorgar mejores condiciones, es posible que éste vuelva a tomar el auge que alguna vez tuvo en el país".

La regla más importante de esta nueva ley es que la exhibición sea justa para el cine del país centroamericano, en consecuencia, Lozano ha explicado que el objetivo es extender el porcentaje mínimo de películas mexicanas en las carteleras de las salas comerciales. Además, la nueva ley incluye sanciones para los que incumplan este porcentaje que se verán obligados a tener en cartel un quince por ciento como mínimo de películas nacionales.

Además, la Ley Federal de Cinematografía y el Audiovisual propone la regulación del cine mexicano también en las plataformas streaming, obligadas a tener disponibles un quince por ciento de títulos mexicanos de los últimos años.

El número de películas dobladas al castellano también se ha incluido en la ley con el objetivo de distribuir el mismo número de films traducidos y en versión original, haciendo mención al apoyo a los dobladores con algún tipo de discapacidad. En la ley actual las películas pueden exhibirse en versión original y subtituladas, mientras que las de temática infantil o documentales se exhiben dobladas. Los exhibidores lucharon años atrás al expresar que se restringía su libertad de comercio por el analfabetismo de un gran número de personas que no acudían al cine por no poder leer los subtítulos. Actualmente, la explicación de los medios de exhibición ha quedado obsoleta ya que casi un noventa por ciento de la población sabe leer y escribir a partir de los seis años.

Por otro lado, el comunicado de la AMCC mostró su deseo de garantizar "el acceso a la cultura atendiendo a la diversidad y pluralidad cultural de la Nación".

La nueva propuesta de ley de Ricardo Monreal se presentó el 16 de febrero, del trabajo legislativo dependerá la configuración de la ley para el periodo ordinario actual o para el siguiente.

 

© NOTICINE.com