Noticias

...
26 de mayo de 2016

A los 63 años, Jim Jarsmuch seguiría teniendo el aspecto de un muchacho

intelectual y algo tímido, si el pelo completamente blanco no delatara

su edad. El autor de "Flores rotas / Broken Flowers", "Ghost Dog",

"Mistery Train" o "Noche en la Tierra / Night on Earth", pese a ser

injustamente ignorado en el palmarés oficial, emergió con "Paterson",

considerada por casi todos una de las mejores películas del festival.

Pero, además, fuera de concurso, volvió a sorprender con un documental,

"Gimme Danger", dedicado a la banda rockera estadounidense los Stooges a

y su líder Iggy Pop, y de cómo se transformó en la célebre rockstar, la

Iguana. Sexo, drogas y rock & roll, ciertamente.

 

Jim y Jim. De las muchas parejas que nutrieron de historias, recuerdos,

estilos y pasiones al Festival de Cannes, aquella formada por Iggy Pop

(James Newell Osterberg Jr., más conocido como Jim) y Jim Jarmush fue

una de las que más acapararon la atención. Grandes amigos, provenientes

ambos del profundo Medio Oeste americano, colaboraron en un peculiar

proyecto biográfico.

 

Altísimo de estatura, ataviado completamente de negro, inconfundible

cabellera blanca, gafas de sol, Jarmusch explica sobre "Gimme Danger":

"Quería hacer un film divertido, contundente y salvaje", además de poner

énfasis en su ya larga amistad con Iggy Pop, que ya ha aparecido como

actor en varias de sus películas (como "Dead Man" y "Coffee and

Cigarettes"). "Confío en que el rock siga vivo. Nosotros si lo sabíamos

disfrutar. Hoy las discográficas solo se preocupan por hacer dinero de

él. El arte es otra cosa", asegura.

 

El documental, que mezcla fotografías, imágenes de archivo, videos y mas

elementos visuales, es una crónica de autor sobre cómo evolucionaron los

Stooges, desde su arranque en 1967. Narra el contexto en el que el grupo

sobresalió desde el punto de vista musical, cultural, político e

histórico, las aventuras y desaventuras en la búsqueda de su

inspiración, las razones detrás de sus desafíos comerciales y el "legado

formidable" que dejan al mundo de la música.

 

"Iggy y yo -dice Jarmusch- somos amigos desde hace mucho tiempo. Hace

ocho años me dijo 'por qué no haces un film sobre Stooges? Si alguien

debería hacerlo, ese eres tú'. Y yo respondí inmediatamente que sí.

Porque Iggy sabe cuánto amo al grupo. De este modo arrancó la

preparación de la película y la tuve que financiar yo solo. Pero después

de haber gastado más de 40 000 dólares, me di cuenta que no tenía para

pagar ni mi alquiler (risas). Así que lo pare. Rodé entonces "Solo los

amantes sobreviven / Only Lovers Left Alive", y luego retomé "Gimme

Danger", mientras rodaba paralelamente "Paterson". Al final, traje ambos

trabajos al festival. En dos películas, mis dos pasiones: música y poesía".

 

A la hora de definir su documental, Jim Jarmusch cree que es "nada

convencional. No cuento solo la vida de Iggy, sino que se trata de mi

declaración de amor al grupo. El título viene de una de sus canciones,

que me encanta, por su letra... Es un título que le calza perfecto, y lo

sabes cuándo conoces la historia de los Stooges y del infierno que les

tocó vivir. En efecto, en el film hay una parte en la que Kathy, la

hermana menor de los Ron y Scott Asheton, comenta: 'Cuando la banda

surgió, mis hermanos estaban destruidos, repletos de droga. Tenían solo

24 años y en la noche regresaban a casa en condiciones tremendas. La

verdad es que recuerdo cuanto era feliz de saber que habían regresado

vivos, una vez más'. Los Stooges han tenido todo tipo de experiencias

peligrosas. Quise titularla inicialmente "Your pretty face is going to

hell" (Tu bonita cara va camino del infierno), como la canción que

adoro, pero ya alguien estaba haciendo un biopic sobre Iggy y la había

usado como título. Durante la producción escogimos provisionalmente "We

will fall", del primer álbum, pero me parecía muy negativa. ¡Por eso

tenía que ser "Gimme Danger"!".

 

Sobre la película de ficción con la que compitió por la Palma de Oro,

Jarmusch detalla la coincidencia entre la ciudad de New Jersey donde se

desarrolla y el nombre de su personaje central, interpretado por Adam

Driver: "La ciudad de Paterson siempre ha sido la cuna de un pensamiento

anarquista en Estados Unidos. Originalmente fue residencia de obreros de

origen irlandés, gente que trabajaba desde su adolescencia 12 o 16 horas

diarias. Se trata de una referencia histórica que añadí a la película.

Hay también referencias al poeta William Carlos Williams, que vivió en

esta ciudad de New Jersey. Al igual que nuestro protagonista, Paterson,

que conduce un autobús, él también tuvo un trabajo que no tenía que ver

con lo literario, era médico. Y esa idea de hacer dos cosas a la vez me

inspiró al personaje de Paterson. Algunos de los versos que creo mi

personaje están directamente tomados de Carlos Williams".

 

Sin duda, "Paterson" habla de la poesía como motor de la vida, y su

director y guionista reconoce que para él ha sido precisamente eso: "No

he dejado de escribir desde los 18 años, pero nunca he publicado ningún

poema. Seguramente acabaré haciéndolo algún día, por mi propia cuenta.

Si no me hubiera dedicado al cine, sería seguramente un músico que

también escribe poemas. Pienso que de alguna manera mi deseo de hacer

películas viene realmente de la poesía. Escribía poemas que poco a poco

se convertían en pequeñas historias, poemas en prosa inspirados por

algunas estrofas de Rimbaud, de Blaise Cendrars o de Max Jacob, por

ejemplo, y luego empezaba a deslizar sobre ellos términos de cine:

encuadre, primer plano, motor... de forma abstracta. Como ese magnífico

libro del poeta Kenneth Koch titulado "100 guiones". Me inspiró y así

empecé a pensar en cine. Pero no tenía dinero y estaba casi seguro que

ninguna podría hacer películas...".

 

Quienes conozcan "Gimme Danger" y "Paterson", verán el guiño de

coincidencia entre ambos títulos, cuando -en el segundo- el protagonista

encuentra una estupenda foto de Iggy Pop, colgada en un pub. "Fue una

casualidad. Iggy Pop ha estado de verdad en Paterson, New Jersey. Fue

una autopromoción involuntaria. Encontrar esa foto real me sorprendió

mucho, pero me suceden con frecuencia estas extrañas conexiones con

personas y eventos. Forman parte de la armonía de la vida".

 

En otra escena de "Paterson", el personaje central y su mujer van a un

cine, y él le comenta que parecen estar "en el siglo XX", pero Jarmusch

niega que se trate de una insinuación suya sobre el final del cine como

espectáculo de masas. "No soy analista o crítico. No creo que el cine

haya dejado de estar de moda. Me encanta ir al cine y compartir una

película con más gente. Hay que preservarlo y ver películas antiguas.

Defiendo la existencia de las filmotecas. Es cierto que la tecnología

cambia, la forma de distribución, pero en mi opinión el placer de ver

una película en pantalla grande y en una sala no ha cambiado. Quizás sea

 

yo el que ya no esté de moda...", concluye.