Noticias

...
19 de febrero de 2021

La Cámara de los Diputados mexicana ha aprobado, con la integridad de votos a favor, que todas las películas que se proyecten en las salas de cine del país tienen que llevar subtítulos. La medida afectará tanto a largometrajes que estén en una lengua diferente al castellano, como los dialogados en nuestro idioma, ya sea de forma nativa o dobladas al mismo. Además es aplicable a diferentes tipos de films, desde metrajes infantiles a documentales, pasando por las cintas más tradicionales. Esto se debe al deseo de eliminar la distinción entre las personas con algún grado de discapacidad audiovisual con el resto del público, para que cualquier teatro sea apto para los usuarios sin importar su condición.

La propuesta ya había sido aprobada en la Cámara de los Senadores, dónde se deposita el poder legislativo del país, pero su puesta en marcha se había aplazado debido a las circunstancias de la pandemia. Casi un año ha habido que esperar para que los diputados lo llevasen a cabo de forma unánime, reformando el artículo 8 de la Ley Federal de Cinematografía que dictaba: "Las películas serán exhibidas al público en su versión original y, en su caso, subtituladas en español, en los términos que establezca el Reglamento. Las clasificadas para público infantil y los documentales educativos podrán exhibirse dobladas al español", por lo que no obligaba a que estuviesen subtitulados los títulos en castellano, doblados u originales.

Con la modificación, en cambio, el artículo queda: "Las películas serán exhibidas al público en su versión original y subtituladas al español, en los términos que establezca el Reglamento. Las clasificadas para público infantil y los documentales educativos podrán exhibirse dobladas, pero siempre subtituladas en español". Por ello todas contarán con subtítulos, sin importar su condición o idioma. No obstante, no entrará en vigor hasta que se dé el visto bueno del Ejecutivo de Manuel López Obrador, y se publique posteriormente en el Diario Oficial de la Federación, algo que se supone que es un mero trámite del que no se espera oposición alguna ya que cuenta con el completo apoyo de la sociedad.

Cabe destacar que en México hay más de 2,4 millones de personas con algún tipo de discapacidad auditiva, por lo que este cambio en la legislación ayudará en su completa integración en el universo cinematográfico, desde los más pequeños con las películas infantiles hasta un público específico con los documentales. El presidente de la Comisión de Cultura y Cinematografía de la Cámara de los Diputados, Sergio Mayer, se ha mostrado pletórico por la aprobación de dicha medida porque "no debería existir ninguna barrera que dificultara o impidiera su derecho a gozar de cualquier película exhibida al interior del país, sin importar la sala, el día, ni el horario", algo que se ratificará ahora, cumpliendo así la Convención Sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de la que la nación forma parte.

Por desgracia, las salas de cine de la capital federal permanecen cerradas desde el pasado mes de septiembre por el crecimiento preocupante de casos de coronavirus en la zona. Sin embargo, con este cambio aumentará el público potencial de las producciones cinematográficas que antes excluía a dicha población de su disfrute, lo que pretende que revierta en una recaudación mayor en estos momentos tan difíciles para el sector audiovisual. Algunas de las primeras obras que tendrán que adaptarse a esta nueva circunstancia, por su cercana fecha de estreno, son "El mesero" o "Los trapos sucios se lavan en casa", como títulos nacionales, o, "Ghostbusters: Afterlife / Ghostbusters: El legado / Cazafantasmas: Más allá" o "Jungle cruise", como largometrajes de Hollywood.

© NOTICINE.com