Noticias

...
7 de septiembre de 2021

 

Arrollador, seductor, hombre de acción, siempre con una irónica sonrisa

en los labios, Jean-Paul Belmondo, uno de los astros más importantes y

más queridos de Francia, ha fallecido a los 88 años. Superviviente de un

accidente cerebro-vascular a principios de este siglo, "Bébel", como se

le conocía popularmente alcanzó el estrellato gracias a una de las

primeras muestras de la "Nouvelle Vague", la película de Jean-Luc Godard

"Al final de la escapada / Sin aliento / À bout de souffle" (1960).

 

Belmondo brilló en películas bastante más comerciales en los años 60 y

70, pero siguió activo incluso después de su ataque, hasta el punto de

protagonizar su última película, en 2008, "Un homme et son chien", y

luego un corto al año siguiente. Formó pareja artística con otro ídolo

de su generación, Alain Delon, en una mancuerna similar a la

Redford-Newman en Hollywood.

 

Nacido en 1933 en el barrio parisino de Neuilly-sur-Seine, hijo de un

reconocido escultor, el luego actor mostró más interés por el deporte

que por sus estudios en colegios privados, y tuvo una breve carrera como

boxeador, que le dejó en herencia uno de sus encantos, la nariz partida.

Luego de superar una tuberculosis, se interesó por la actuación y logró

graduarse en los años 50 en el Conservatoire National Superieur d'Art

Dramatique.

 

Fue Godard -quien le descubrió en una obra de teatro- su introductor en

la gran pantalla. Antes de que ambos triunfaran con la emblemática cinta

parisina que le unió a Jean Seberg, ya le había dirigido en un corto.

 

A lo largo de su dilatada carrera, Bébel se puso a las órdenes de la

mayoría de los grandes directores del cine francés: Claude Chabrol,

François Truffaut, Jean-Pierre Melville, Philippe de Broca, Claude

Lelouch, René Clement, Louis Malle, Henri Verneuil, Gérard Oury, Georges

Lautner, Jacques Deray, Alain Resnais, Alexandre Arcady o Patrice

Leconte. También actuó para los italianos Vittorio de Sica y Alberto

Lattuada. Sin necesidad de trabajar para Hollywood, sus películas se

vendieron en todo el mundo y fue uno de los rostros emblemáticos del

cine europeo, en una gran variedad de registros, desde el cine de autor

al más comercial de acción.

 

Recurrentemente volvió a los escenarios teatrales hasta una edad avanzada.

 

Sobre su película más importante, "Al final de la escapada / Sin aliento

/ À bout de souffle", el llorado Alberto Duque escribía en NOTICINE.com

en relación con su personaje: "Jean-Paul Belmondo, con 27 años y 9

películas en su exitosa carrera, interpreta al hampón Michel Poiccard,

maleducado, ignorante, machista, mentiroso, mujeriego, con un cigarrillo

siempre encendido entre sus gruesos labios que roza todo el tiempo para

exhibir su supuesta dureza, obsesionado con el cuerpo infantil de la

chica norteamericana con quien busca copular todos los días. Roba

automóviles por el placer de cambiar de modelo, los ofrece a los

revendedores, mantiene negocios turbios que fracasan y comete el peor

error de su vida, matar a un policía en Marsella mientras su foto en los

diarios vespertinos lo convierten en una estrella, lo que siempre había

buscado".

 

Descanse en paz Jean-Paul Belmondo.

 

© NOTICINE.com