Noticias

...
11 de enero de 2021

 

El actor austriaco Arnold Schwarzenegger se ha mostrado especialmente

crítico con el asalto al Capitolio de Washington por parte de los

fervientes seguidores del aún presidente Donald Trump. Ha aprovechado

para equipararlo con un acto que se dió en la Alemania nazi en los años

de Hitler: "El miércoles fue el Día de los Cristales Rotos aquí en los

Estados Unidos". Para ello ha contado con la famosa espada que usó en la

película "Conan, el bárbaro / Conan the Barbarian" a la vez que

aprovechaba para felicitar a Joe Biden por su ya ratificada victoria

electoral. Las desavenencias entre el actor y el magnate convertido en

ocupante de la Casa Blanca vienen de años atrás, desde que el

neoyorquino se presentase a las elecciones en el año 2016, aumentando

hasta ser ya un clásico de las redes.

 

No se puede saber muy bien cuándo empezó este conflicto que ya se

prolonga durante años, lo que sí es cierto es que antes se conocían y se

soportaban, aunque tampoco se puede decir que fueran amigos. De hecho

Schwarzenegger le sustituyó en el famoso programa de NBC "The Celebrity

Apprentice", con una bajada de la audiencia sustancial, lo cual fue

oportunamente aireado hasta el ridículo por Trump. Se cree que este fue

el motivo de la ruptura, pues el austriaco acusó esa baja audiencia a la

vinculación de la producción con las empresas del magnate

estadounidense. Tanto es así que decidió abandonarlo porque decía que

publicitaria la campaña del candidato del elefante, algo de lo que Trump

se burlaría diciendo que sólo era una excusa por haber llevado el

concurso a la ruina al igual que hizo con California, estado del que fue

gobernador entre 2003 y 2011 por el partido repúblicano.

 

Trump había querido zanjar la polémica diciendo que el intérprete estaba

"muerto" mediáticamente, palabras que no se dejaron pasar por su

adversario quién declaró que estaba "más vivo que el presidente, o al

menos eso dicen nuestras declaraciones de impuestos". No sólo se quedó

ahí, también contestó al ser preguntado por la revista Men 's Health

sobre el actual ocupante del despacho oval que creía que "estaba

enamorado de él", literalmente dijo: "Esa es la realidad con Trump, él

quiere ser yo". Además destacó que en el pasado había coincido con él en

algún combate de lucha libre, y que el mandatario siempre "admiraba a

las personas con buenos cuerpos y con capacidad para el espectáculo".

 

Por su enemistad no extrañó a nadie que no realizará campaña a favor del

candidato republicano, como sí hizo con George H. W. Bush con el que

desempeñó el cargo de presidente del Consejo de Salud, Física y

Deportes. Pero la gota que ha colmado el vaso para el protagonista de

"Terminator" ha sido la toma del Capitolio por algunos "trumpistas" que

creían que les habían robado las elecciones, quién ha culpado

directamente a Trump de lo sucedido porque "buscó un golpe engañando a

la gente con mentiras". Lo ha condenado tajantemente, porque para él

quién su padre colaboró con los nazis, esta vez "la mafia no solo rompió

las ventanas del Capitolio. Rompió las ideas que damos por sentadas ...y

pisoteó los principios mismos sobre los que se fundó nuestro país".

 

No obstante, ha destacado que pese al intento de golpe de Estado, el

Capitolio cumplió con sus funciones como debía en lo que fue "una gran

demostración de democracia". Pide que se supere al actual presidente por

ser "un líder fallido. Pasará a la historia como el peor presidente de

todos los tiempos. Lo bueno es que pronto será tan irrelevante como un

viejo tuit", pese a que "no es el único responsable dentro del

gobierno". Ha llamado a la reconciliación nacional en torno a Joe Biden

a quien ha deseado lo mejor en esta etapa en la que dirigirá al país

(pese a ser demócrata y él republicano), puesto que ya se sabe con

seguridad que ocupará la Casa Blanca, principalmente porque "necesitamos

sanar, no como republicanos o demócratas, sino como estadounidenses".

 

© NOTICINE.com