Noticias

...
2 de noviembre de 2016

Se calcula que el 50% de los bebés prematuros sufren de algún tipo de

infección respiratoria, las cuales son más frecuentes ahora en otoño e

invierno con el descenso de las temperaturas. La Asociación Colombiana

de Neonatología considera en RCN pertinente tener en cuenta algunos

tips, pues según Natalia Restrepo, una de las pediatras neonatólogas de

esta institución, esta situación se puede presentar porque “los bebés

pre término tienen un sistema inmune más inmaduro al del resto de recién

nacidos, durante la gestación, los bebés prematuros no alcanzan a

desarrollar sus órganos por completo lo cual debilita sus defensas ante

la propagación de cualquier enfermedad”.

 

“Para evitar las infecciones respiratorias es muy importante la

lactancia materna, darle al bebé la leche necesaria y por el tiempo

indicado”, sostuvo Restrepo, aclarando además que no es necesario tapar

al niño demasiado, pues “a veces las mamás los arropan en exceso y eso

no evita que les dé una infección respiratoria porque el virus está en

el ambiente”.

 

La recomendación específicas son:

 

- Mantener un correcto y exhaustivo lavado de manos antes de tener

contacto físico con el bebé.

 

- Fomentar la lactancia materna, ya que a través de la leche de la madre

se logra transmitir algunos de los anticuerpos necesarios para subir las

defensas de los bebés.

 

- Evitar que algún miembro de la familia fume dentro del hogar del bebé

prematuro.

 

- Evitar que los padres lleven a los bebés prematuros a lugares

concurridos donde se encuentran muchas personas, en general debe estar

aislado de grandes grupos de personas.

 

- Evitar las visitas en casa al bebé prematuro. En lo posible se

recomienda restringir las visitas durante los primeros 3 o 4 meses de vida.

 

Se recomienda el uso de tapabocas en el hogar. Si alguien de la familia

presenta síntomas de resfriado se sugiere cambiar el tapabocas cada 3 o

4 horas, aunque en lo posible, si algún miembro de la familia tiene

gripa, el bebé debe estar completamente aislado, debido a que las

posibilidades de que se trasmita el virus son bastante altas.

 

Los síntomas que suelen presentar los bebés son fiebre, secreciones

nasales y tos, sin embargo, en casos más graves esta enfermedad podría

causar neumonía y dificultad para respirar, síntomas que para los bebés

 

prematuros podrían ser letales.