Noticias

...
26 de mayo de 2016

En plena controversia electoral entre demócratas y republicanos y cuando

continuan las deportaciones de niños inmigrantes centroamericanos y de

padres sin papeles de niños nacidos en Estados Unidos, activistas lanzan

la campaña publicitaria en "Mi Historia Americana", en contra de la

separación de familias inmigrantes, dice El Diario NY.

 

La campaña de anuncios públicos por radio y televisión y en las redes

sociales, denominada “Mi Historia Americana” (“My American Story”), se

produce en unos momentos en que la Administración Obama prepara una

serie de redadas para disuadir la emigración ilegal desde Centroamérica,

y a pocas semanas de que el Tribunal Supremo se pronuncie sobre el

futuro de los alivios migratorios anunciados en noviembre de 2014.

 

El objetivo de la campaña es concientizar a la opinión pública sobre los

problemas del sistema migratorio que afecta en particular a cerca de

cinco millones de niños, la mayoría de ellos nacidos en EEUU y con al

menos un padre indocumentado.

 

“La prosperidad futura de nuestro país dependerá de la medida en que

todos los niños en EEUU tengan el apoyo y estabilidad que necesitan para

crecer de forma saludable y contribuir al futuro de nuestro país”,

indicaron los organizadores.

 

La serie de anuncios televisivos, para los que las empresas Bustos Media

y Hubbard Radiobroadcasting ofrecieron espacio,  comenzó a difundirse en

ciudades de Minnesota, Nuevo México, y Nueva York, mientras que los de

radio saldrán en Arizona, Illinois, Minnesota, Missouri, Ohio, Oregon,

Washington, y Washington, D.C,  sede de la capital estadounidense.

 

También se usarán hasta fin de año para destacar las “historias

americanas” en esta página web.

 

Los anuncios ponen un rostro humano al problema de la inmigración en

EEUU, mediante testimonios de los propios niños y jóvenes, que expresan

su deseo de mantener unidas a sus familias.  Aunque por ahora solo están

en inglés, en los próximos meses se realizarán también en español.

 

Familias fragmentadas

 

En la actualidad, hay cerca de cinco millones de niños en familias con

diversos tipos de estatus migratorio, la mayoría de ellos nacidos en

EEUU y con uno o ambos padres indocumentados.

 

Eso los pone en una situación de zozobra porque viven con el miedo

perenne de perder a sus padres por la deportación.

 

Y no es para menos: entre 2012 y 2014, las autoridades federales

deportaron a casi 200,000 adultos con hijos nacidos en Estados Unidos.

 

Los efectos de la deportación y separación de familias con frecuencia

dejan otras secuelas en el bienestar de estos niños, muchos de los

cuales desarrollan el Trastorno de Estrés Postraumático (PTSD, por su

sigla en inglés), problemas de conducta o de rendimiento académico en el

colegio.

 

También corren el riesgo de vivir en la pobreza, tomando en cuenta que

estas familias pierden ingresos con la deportación de uno o ambos padres.

 

La campaña, a cargo del grupo bipartidista “First Focus”,  invita al

público a visitar su página web para ayudar a presionar por políticas

“más sensibles” y de beneficio para los niños de familias inmigrantes.

 

Durante una conferencia telefónica, Bruce Lesley, presidente de First

Focus, explicó que es hora de corregir los problemas del sistema

migratorio para que los niños tengan “una oportunidad justa delograr su

potencial máximo”.

 

Y esa oportunidad justa “dicta que todos los niños en el país deben

tener a sus padres. Preservar la unidad familiar es un valor principal

estadounidense, y el sistema de inmigración de nuestro país está

haciendo exactamente lo contrario – está separando a las familias”,

subrayó Lesley.

 

La campaña también cuenta con el patrocinio de grupos pro-reforma como

“We Belong Together”, “United We Dream”, “MomsRising, y el Fondo

 

Educativo de “America´s Voice”.