Noticias

...
9 de octubre de 2020

La Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci), que este año tendrá una presencia latinoamericana más bien escasa, ha logrado -sin embargo- un importante estreno mundial, el de la coproducción entre Uruguay, Argentina y España "El año de la furia", que ha dirigido el hijo de argentinos Rafa Russo, y se proyectará en la Gala de RTVE, el canal público que coprodujo la cinta.

Así, antes de llegar a salas, el certamen castellano lanzará la película, basada en la lucha de los tupamaros bajo la dictadura uruguaya, que cuenta con un estelar elenco de figuras australes e ibéricas, como Alberto Ammann ("Celda 211" o "Narcos"), Maribel Verdú ("Ola de crímenes"), Joaquín Furriel ("Cien años de perdón"), Daniel Grao ("Gigantes"), Martina Gusmán ("Carancho"), Miguel Ángel Solá ("El último traje"), Sara Sálamo ("Todos lo saben") y Paula Cancio ("El  Marginal").

"El año de la furia" es una película ambientada en 1972 en la ciudad de Montevideo, poco antes del golpe de Estado de Juan María Bordaberry junto a las Fuerzas Armadas. Está centrada en la vida de Diego y Leonardo, guionistas en un conocido programa de humor de la televisión, que luchan por mantener su identidad a pesar de las presiones de sus superiores. Quieren seguir haciendo sátiras políticas, pero están empezando a resultar ofensivas para ciertos rangos militares. Por otro lado, el teniente Rojas está torturando a miembros de la guerrilla de los tupamaros, y exorciza sus culpas con Susana, una prostituta que encuentra en él su refugio emocional. Poco a poco el yugo de la dictadura unirá sus vidas.

El actor argentino Miguel Ángel Solá decía para Tv Show que, "el film se basa en la conciencia humana, y cómo el miedo y la ambición pueden hacer que cambies de bando. Yo nunca puse resistencia a las armas, en mi país, mi única resistencia fue defender mis ideas en contra del movimiento armado y la represión. Mi papel es cortito, pero intenso. Al final no creo en las personas que deciden sobre los demás como si fueran dioses".

El director, Russo, también confesó la web de RTVE que la película realmente trata de "contar una dictadura militar a través de una historia de amor, amistad y traiciones".

El equipo ha rodado en Buenos Aires, Montevideo, en diferentes ciudades ciudades, de Malvín a Palermo y en Madrid. La producción española viene de la mano de Gona Filmación y Aliwood Mediterráneo Producciones, mientras que por el lado uruguayo, de Cimarrón. Pero también cuenta con la participación de RTVE, el Ministerio de Cultura (ICAA) y el Programa Ibermedia.

 

© NOTICINE.com