Noticias

...
15 de noviembre de 2021

 

El pasado 30 de octubre se cumplieron 100 años del nacimiento en Barcelona del actor hispano-argentino Alberto Closas, protagonista del clásico "Muerte de un ciclista", y con una dilatada carrera en teatro, televisión y cine, hasta que el cáncer de pulmón acabó con su vida cuando tenía 72 años. Con motivo de este centenario, la entidad de gestión que reúne a los actores españoles, AISGE, ha editado "A un paso de las estrellas", una  biografía que han elaborado dos de sus sobrinos, Francis Closas y Silvia Farriol, a partir de la abundantísima documentación del archivo familiar. A su presentación acudieron entre otros el actor Carlos Hipólito, que fue compañero de tablas, y el director Mario Gas, entre otros.

 

Hipólito se considera, con orgullo, pupilo de Alberto Closas. Ahora, en el centenario de su muerte, le recuerda con las anécdotas que ambos compartieron en los escenarios de toda España, mientras representaban "A un paso de las estrellas". Para Carlos, Closas pasó a ser mucho más que un compañero de trabajo: "Se hizo amigo de mis padres y fue un segundo padre para mí, como si me hubiera adoptado. Iban juntos a ver los estrenos y les decía, orgulloso: '¡Menudo hijo tenemos!' "

.

 

Por su parte, el director Mario Gas, recordó cómo compartió plató de televisión con Alberto Closas en 1988, en TVE, con "Gatos en el tejado". "Allí le conocí como ser humano, y en la distancia corta era divertido, inteligente, ocurrente, cercano. Hablábamos en catalán, que tenía un acento natural y precioso, y me ayudó a comprender lo que es dedicarle una vida entera al teatro", relató.

 

 

Tampoco quiso perder la ocasión de hablar el productor de teatro Juanjo Seoane, quien contrató a Closas como cabeza de cartel para la obra "El canto de los cisnes", "Me dijeron que cómo se me ocurría, que me iba a hacer la vida imposible porque tenía muy mal carácter. No era verdad: sucedía que le gustaban las cosas bien hechas, así que congeniamos enseguida, comentó el veterano empresario.

 

 

Alberto Closas nació en Barcelona, y, exiliado por la Guerra Civil, viajó a Francia, Chile, y Argentina, donde empezó su aprendizaje como actor de teatro, y consiguió sus primeros papeles en un escenario en los años 40. No fue hasta que volvió a su país natal, cuando el actor consiguió los papeles más importantes de su vida. En cinem junto a Lucía Bosé, hizo la película "Muerte de un ciclista", dirigida por Juan Antonio Bardem (tío del actor Javier Bardem), y "La gran familia", en los años 60, que fue seguida de dos secuelas "La familia y uno más" y "La familia bien, gracias".

 Se le definía como un hombre carismático, seductor, hablador, y muy talentoso a la hora de actuar, tanto en teatro, televisión y cine. Alberto Closas siempre será recordado en el mundo audiovisual como un gran actor.

 

© NOTICINE.com