Noticias

...
8 de noviembre de 2019

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Consolas; -webkit-text-stroke: #000000} p.p2 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Consolas; -webkit-text-stroke: #000000; min-height: 14.0px} span.s1 {font-kerning: none}

"¿Cuál es tu destino?" pregunta un peón desconfiado a su compañero que

lo trata como un héroe, "Ayudarlo a elevarse" le responde, clave para

comprender la búsqueda onírica de la argentina "Un Gauchito Gil" (2019)

 

El film de Joaquín Pedretti no presenta los hechos que convirtieron en

leyenda al devenido en Santo Gauchito Gil, como sí en cambio hacía el

film de Cristian Jure en Gracias Gauchito (2018). Aquí no se trata de

narrar la épica hazaña del héroe sino de contar la historia del hombre,

el ser humano que niega su misión divina por el tamaño de la

responsabilidad encomendada.

 

Vemos a Héctor (Celso Franco, "7 cajas"), un peón de campo apodado

Antonio por su compañero Quiróz (Jorge Román, "El bonaerense"),

deambular por la jungla del litoral en busca de unos cuatreros que se

llevaron a un niño. El viaje los dirige a través de varios encuentros

con seres fantasmagóricos mientras los persiguen dos hombres, Mamerto

(Chirola Fernández, reconocido actor del litoral) y Suárez (Cristian

Salguero, "La Patota") con el encargo de matarlo.

 

Llena de sobre impresiones, juegos lumínicos y planos poco habituales,

la extrañeza se apropia del film y le gana a cualquier sensación de

realismo. Esta ópera prima de Joaquín Pedretti como director, y de Pablo

Dadone como productor sobre dimensiona el tiempo y espacio del

protagonista, con un relato que busca plantarse en el orden de lo

espiritual con la pregunta ¿cómo es el pasaje del hombre al santo?

 

Inspirada en los relatos mitológicos de los Esteros del Yverá, y narrada

desde el lenguaje guaraní/carcará, "Un Gauchito Gil" cuenta el limbo en

el que se encuentra Antonio Gil antes de convertirse en icono, con

virtuosos recursos formales para transportarnos a esa dimensión de

ensoñación que conectan la narración con una sabiduría ancestral.

 

Sería interesante que figuras emblemáticas como San Martín adquieran

algún día versiones cinematográficas tan disímiles entre sí como sucede

con el Gauchito Gil, para poder adentrarnos en el personaje desde

diferentes ópticas y puntos de vista. Pero esta película no es una

mirada más acerca del legendario personaje, es una visión proveniente

del NEA, región de la cual surge el mítico relato que elevó al hombre a

la categoría de Santo.