Noticias

...
3 de septiembre de 2019

El proyecto de actualizar el éxito mexicano de hace dos décadas, "Sexo,

pudor y lágrimas", de Antonio Serrano, sigue desarrollándose a buen

ritmo, y si hacemos caso al comentario en redes sociales de Susana

Zabaleta, actriz y cantante que estuvo en la versión original, el guión

estaría ya terminado.

 

La artista escribió el pasado fin de semana en su Twitter: "Prepárese,

'Sexo, Pudor Y Lágrimas 20 años después'. ¡Está increíble la historia!",

junto a la foto de un grupo nutrido de personas, entre ellas Dionne y

Jorge Salinas, otro de los actores de la película.

 

La mayor dificultad parece radicar en reunir al elenco original en su

totalidad. En estos 20 años transcurridos, sobre todo dos actores han

triunfado y tienen agendas muy cargadas, el nominado al Oscar Demián

Bichir y Cecilia Suárez, estrella de "La casa de las flores". Antes de

Zabaleta, otra intérprete de esta comedia generacional, Mónica Dionne,

el pasado junio, declaró que el productor Matthias Ehrenberg se había

puesto en contacto con ella para que retomara el papel de María.

 

Los seis amigos de Ciudad de México que protagonizaban el film de 1999

se completaban con Víctor Huggo Martin.

 

Basada en una obra teatral escrita por el propio Serrano, que permaneció

dos años en cartel, "Sexo, pudor y lágrimas" se iniciaba con el regreso

a la capital de Tomás (Demián Bichir), después de un viaje de siete años

por el mundo. Acude a visitar a sus amigos Carlos (Víctor Huggo Martin)

y Ana (Susana Zabaleta), una pareja de esposos que está pasando por

problemas en su relación. Ana es seducida por Tomas, su ex novio, lo que

causa que Carlos expulse a Tomás de la casa, en vez de él, se va Ana.

Esto se convierte en una guerra de hombres contra mujeres cuando Miguel

(Jorge Salinas) se muda con ellos y Ana al departamento de Miguel para

unirse con Andrea (Cecilia Suárez) y María (Mónica Dionne) en su boicot

en contra del hombre.

 

La película, una muestra de "tercera vía" entre el cine comercial y el

autoral, fue todo un éxito de taquilla a finales del pasado siglo,

convocando a cinco millones de espectadores.