Noticias

...
30 de septiembre de 2019

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Consolas; -webkit-text-stroke: #000000} p.p2 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Consolas; -webkit-text-stroke: #000000; min-height: 14.0px} span.s1 {font-kerning: none}

Vivimos en el reino de los selfis, pero siempre es mejor una foto hecha

por otra persona. La maternidad es una experiencia irrepetible y aunque

en las noches de insomnio pienses que se hace eterna, realmente acabarás

asumiendo que tus niños crecieron muyyyy rápido. Por eso, desde Etapa

Infantil invitan a los padres a fotografiar a sus parejas con sus bebés

(Y eso no significa necesariamente correr a las redes sociales a

compartir esas fotos).

 

En muchas ocasiones damos la vida por sentado, pensando que el presente

simplemente sucede y se nos olvida que en realidad, es el mejor regalo

que la vida nos puede haber dado. Si miras el móvil de una madre, podrás

encontrar miles (literalmente) de fotografías tomadas por ella misma

donde sus hijos son los protagonistas. También es probable que de esas

miles, hayan bastantes del padre ejerciendo la paternidad.

 

Pero, si te das cuenta, en la gran mayoría de teléfonos, son pocas las

fotografías en las que sale la madre con su bebé o los tres juntos. Es

posible que sea porque ella toma las fotos normalmente o por cualquier

otro motivo, pero suelen ser pocas las imágenes donde se ve a las madres

ejerciendo la maternidad de forma cotidiana.

 

Esto es una petición a todos los papás del mundo: hacedles más

fotografías a las madres de vuestros hijos. No nos referimos a esas

imágenes donde se posa ni tampoco a selfies, nos referimos a esas fotos

donde la cotidianidad es lo normal, no importa si se está despeinada o

si no está bien vestida, porque esas son las instantáneas que realmente

están llenas de magia.

 

Esas imágenes serán los recuerdos reales de cada día, por eso no

importará si la casa está desordenada o si ella está en pijama. Cuando

pase el tiempo, esas fotografías serán las que a todos les guste ver, a

los niños les encantará tenerlas y a tu mujer le entrará nostalgia de

verlas.

 

Por eso papá, siempre que veas a la madre de tus hijos jugando con tus

pequeños, cuando camine por la calle cogida de la mano de vuestro

pequeño, cuando esté abrazando al bebé, bañando a los niños, jugando en

el parque… hazle una fotografía, porque esos recuerdos inmortalizados

para siempre, son los que de verdad merecen la pena.

 

El tiempo pasa demasiado rápido

 

El tiempo pasa tan rápido que no nos damos ni cuenta. Cuando se piensa

en todo lo que queda atrás puede dar vértigo debido a que ese tiempo ya

no vuelve. Las fotos serán ese legado que queda, esos recuerdos que se

quedarán grabados en el papel… un recuerdo que los niños podrán ver al

crecer y así saber que ella, también estuvo a su lado siempre.

 

Por eso, si eres papá, toma la foto porque tu mujer querrá disfrutar de

recordar estos maravillosos momentos. Esas memorias afirmarán la

identidad de vuestros hijos y también del amor que sientes por ella.