Noticias

...
9 de agosto de 2019

Es responsabilidad nuestra como padres colaborar con el aprovechamiento

de la educación que los niños reciben en la escuela, más allá de

levantarlos, asearlos, darles el desayuno y acompañarlos a la escuela o

al bus. La única responsabilidad de los más pequeños de casa es que les

vaya bien en las clases. Sin embargo, como padre es importante que usted

cree una atmósfera que permita que su hijo se desarrolle de la mejor

manera y que rinda como se espera, dice Prensa Libr.

 

A continuación podrá conocer nueve factores en los que usted puede

trabajar a modo de poner su grano de arena para apoyar a su pequeño

estudiante:

 

Asegúrese de que su hijo llegue preparado para aprender

 

Si para un adulto es difícil concentrarse mientras tiene hambre, mucho

calor o frío, imagine el reto que representaría para un niño. Un

desayuno nutritivo le dará la energía y el bienestar necesario a los más

pequeños de su hogar, para que puedan desempeñarse bien en las primeras

horas del día.

 

En ese desayuno procure incluir  alimentos ricos en fibras y proteínas,

así como granos enteros.

 

Profesionales de Nemours Foundation, una organización sin fines de lucro

ubicada en Estados Unidos y enfocada a mejorar la salud de los niños,

sugiere que si los pequeños tienen poco tiempo para desayunar en casa,

puede enviarlo a estudiar con un poco fruta fresca, frutos secos, yogur

o medio sándwich de banano y mantequilla de maní.

 

El sueño es importante

 

Las horas de sueño son importantes para todas las personas. Los niños

pequeños necesitan entre 8 y 10 horas de sueño, las cuales les permiten

relajarse y retomar energías para un próximo día.

 

Ver televisión hasta altas horas de la noche o dejarlos con un teléfono

o tablet para que jueguen antes de dormir podría afectar sus ciclos de

sueño, por lo que lo más recomendable es despojarlos de todas estas

posibles distracciones y asegurarse de que descansen lo suficiente.

 

Luego de asegurarse de cubrir las cuestiones primarias mencionadas

anteriormente, puede enfocarse en la parte educativa y seguir los

siguientes consejos de la licenciada en pedagogía y administración

educativa Karla Sandoval:

 

    Desarrolle su hábito de la lectura desde edad temprana.

    Promueva la organización en casa. Estudiar en un ambiente ordenado

le ayudará a su hijo a concentrarse sin problemas.

    Enséñele buenos hábitos de estudio. Acostúmbrelo a practicar

ocasionalmente y prepararse para los exámenes con bastante tiempo de

anticipación. Estudiar un día antes de la fecha de examen, con la

presión de saber que es importante aprobarlo, podría ponerlo en una

situación incómoda que le cause desagrado.

    Otra buena práctica es reconocer su esfuerzo y buenos resultados.

Ya sea por el punteo que obtuvo en una tarea pequeña o por tener

excelentes calificaciones, una felicitación y expresar la felicidad que

esto le causa a usted como padre es un buen aliciente para su hijo.

     Asimismo, es importante que usted ponga especial atención a las

actividades programadas por la institución. Involucrarse, asistir a las

reuniones de padres y conocer a los maestros facilitará el apoyo que

usted pueda darle a su hijo.

     Asegurarse de que su pequeño comprenda la importancia de ir a la

escuela y tomarse en serio su récord de asistencia es algo que en lo que

como padre también debe trabajar. Muéstrese interesado en todo lo que él

o ella hace en sus clases y anímelo a que vaya a aprender cosas nuevas

todos los días, además de compartir tiempo con sus compañeros.

    Finalmente, en cuanto a las tareas, Sandoval sugiere que se asegure

de que su pequeño estudiante sepa que usted siempre estará dispuesto a

ayudarle y apoyarlo en lo que necesite. Sin embargo, también enfatiza en

que es importante darle la libertad para que haga sus tareas y hasta que

finalice o solicite ayuda, usted vuelque su atención para ver cómo está

llevándolas a cabo.