Noticias

...
6 de diciembre de 2018

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Consolas; -webkit-text-stroke: #000000} p.p2 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Consolas; -webkit-text-stroke: #000000; min-height: 14.0px} span.s1 {font-kerning: none}

Se habla con frecuencia de la dureza en la vida de las mujeres que

trabajan fuera de casa y deben mantener su posición maternal, pero se

olvida el trabajo que realizan aquellas mujeres que atienden el hogar y

a los niños. Se trata de una labor poco reconocida y no remunerada que

en en ciertos casos agota hasta la enfermedad, dice Etapa Infantil.

 

Nadie quiere admitir que cuidar a los niños las 24 horas del día, los 7

días de la semana, puede causar agotamiento, pero no es una parte poco

común de la maternidad, especialmente si eres una madre que se queda en

casa. Afortunadamente hay algunas cosas que puedes hacer para evitar

caer en estos extremos.

 

Minimizar el agotamiento y el estrés

 

Puedes prevenir el agotamiento teniendo en cuenta algunos consejos, para

evitar sentirte como una madre que no tiene ni descansos ni días para ti

tampoco. Estos cambios son para utilizarlos en tu vida diaria, y cuando

lo hagas, te darás cuenta de lo bien que te pueden venir…

 

Evita a las personas negativas

 

Si no tienes una red de apoyo que te ayude a sentirte bien, entonces el

agotamiento puede venir por ahí. Evita a las personas que no te apoyan.

Aunque en realidad no puedes evitar a todas las personas negativas de tu

vida al 100%, puedes asegurarte de que la mayoría de las personas que

estén en tu vida más tiempo sean las que te apoyen y estén a tu disposición.

 

Empieza a tener a esas personas a tu lado, para que tengáis una buena

relación conjunta y sobre todo, para que te sientas apoyada siempre.

Encuentra tu sistema de apoyo

 

Igual que es necesario que evites a las personas negativas todo lo que

sea posible, también es buena idea que te rodees de personas positivas

que sean tu sistema de apoyo. Si no tienes ninguno a día de hoy, ha

llegado el momento de crearlo.

 

Encuentra nuevas amigas a través de grupos o comunidades en redes

sociales, grupos de apoyo, la escuela de tus hijos o incluso en el

supermercado. Las amistades pueden salir de donde menos te lo esperes,

siempre y cuando estés dispuesta a crearlas. Otras madres son un buen

recurso para sentirte apoyada y hablar con otras personas que te

entienden perfectamente.

 

Tú eres la primera en la lista

 

Una madre agotada se deja fácilmente en el final de la lista en sus

prioridades, cuando en realidad debería estar en la parte superior todo

el tiempo. Cualquier mamá siempre dirá y sentirá que lo primero en su

casa son los niños, y es verdad. Pero si no te estás cuidando, recuerda

que tampoco podrás cuidar a los demás.

 

Sé la primera en tu lista. Esto no significa que no estés cuidando a tu

familia o haciendo lo correcto para ellos. Solo significa que eres el

motor de tu hogar y que también debes cuidarte para que toda tu familia

no sufra las consecuencias de no hacerlo.

 

Es necesario que te tomes tiempo para ti, que descanses y duermas más,

pero también que hagas lo que necesites para evitar el agotamiento. Haz

un pasatiempo que te guste, haz deporte, trabaja desde casa en algo que

quieras probar… son pequeñas cosas que puedes hacer por ti y que pueden

marcar la diferencia en tu salud emocional y también en el

funcionamiento de tu hogar… sin aumentar tu frustración.

 

Pasa tiempo con tu pareja

 

Si tienes pareja, también es necesario que priorices vuestra relación.

Su papel es significativo en casa y en la crianza de tus hijos, por lo

que es necesario que también colabore en todo esto, aunque pase tiempo

fuera de casa trabajando. ¡Tú también trabajas dentro de ella y tu

agotamiento no es menor!

 

Asimismo, no pongas tu relación en segundo plano por muy agotada que

estés. Tomad un tiempo para estar juntos, aunque solo sea mantener un

poco de conversación diaria antes de ir a dormir. Esto puede daros un

impulso emocional en esos días donde sientes que todo sale mal o que el

agotamiento puede contigo.

 

Conectar con tu pareja marcará la diferencia en ti y en él/ella. Esperar

ese momento especial de cada noche podrá hacer que vuestros días sean

más fáciles.