Noticias

...
5 de noviembre de 2019

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Consolas; -webkit-text-stroke: #000000} p.p2 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Consolas; -webkit-text-stroke: #000000; min-height: 14.0px} span.s1 {font-kerning: none}

Son conocidos los efectos beneficiosos en prematuros del contacto

directo piel con piel con sus madres. Sin embargo, esto, llamado también

'método Canguro', fomenta igualmente la salud y el bienestar de los

nacidos a término, informa Europa Press.

 

Se trata de una práctica cada vez más extendida por los notables

beneficios que tiene, tanto para el bebé como para los padres como ahora

una regulación óptima de la temperatura, desarrollo óptimo del nivel

cognitivo y un refuerzo del vínculo emocional.

 

El método canguro es un sistema basado en el contacto permanente piel

con piel del recién nacido, ya sea prematuro o no, con la de sus

progenitores. Los profesionales sanitarios -matronas, obstetras,

neonatólogos, pediatras- recomiendan su práctica desde el nacimiento por

sus enormes beneficios.

 

La organización Mundial de la Salud (OMS) destaca en una de sus guías

médicas que este método repercute eficazmente en el control de la

temperatura, la lactancia materna y el desarrollo de vínculos afectivos.

 

La fundadora de Amarsupiel, Ana Villaseca, explica cuáles son los

principales beneficios de esta práctica, que ayuda a los bebés a

adaptarse a la vida extrauterina tras el parto:

 

1. Beneficios físicos

 

Este contacto ayuda a mantener una temperatura corporal óptima y permite

una mayor estabilidad de sus constantes vitales. "Además favorece la

lactancia materna y estimula la leche de la madre", explica Villaseca,

quien destaca también que mejora el sueño del bebé, normaliza el ritmo

respiratorio y mejora de la digestión, disminuyendo el riesgo de cólicos

del lactante.

 

Estos beneficios se han observado sobre todo en el caso de los bebés

prematuros ingresados, donde además se reduce las infecciones

nosocomiales que suele precisar de atención sanitaria.

 

2. Beneficios psicológicos y emocionales

 

También se cree que fortalece el vínculo afectivo y emocional con sus

padres, haciendo que los bebés se sientan más seguros y protegidos.

Además, ayuda a mejorar tanto el desarrollo mental como el desarrollo

psicomotor del bebé debido al movimiento de quien lo portea, ya que

estimula el equilibrio y control postural.

 

3. Beneficios a largo plazo

 

Según explica Villaseca, "los bebés que han crecido bajo el método piel

con piel desarrollan un vínculo mucho más fuerte con la madre que

aquellos bebés que no realizaron el método". El contacto piel con piel

favorece un mayor desarrollo del cerebro a nivel cognitivo y ejecutivo y

una mejor maduración del sistema nervioso, así como una mejor

canalización del estrés.

 

4. Beneficios para los padres

 

Lo padres también obtienen beneficios, ya que además de favorecer la

recuperación postparto, en la madre también mejora y estimula la lactancia.

 

Además, para ambos padres, este método ayuda a fortalecer los lazos

afectivos, dando lugar a un sentimiento de protección y seguridad total

hacia el bebé. "Los padres que ha practicado el método canguro se

sienten más seguros y preparados para atender a las necesidades de sus

hijos", advierte la experta.