Noticias

...
1 de septiembre de 2016

La quimioterapia contra el cáncer en la mujer suele afectar a la

fertilidad al producir alteraciones en los ovarios, lo que genera en

muchos casos la interrupción de la menstruación y por lo tanto la

imposibilidad de ser madre. DMedicina nos cuenta sin embargo que hay

casos en que hay esperanza. Se distinguen distintos factores que

influyen en la fertilidad de una mujer cuando se someten a

quimioterapia. Probablemente el más importante es la edad de la propia

paciente. “Algunos estudios indican que aproximadamente un 40 por ciento

de las mujeres menores de 40 años pueden desarrollar menopausia e

infertilidad tras el tratamiento, frente a un 76 por ciento de las que

tienen una edad superior a los 40 años”, señala Marta Blanco, médico

experta en Oncología de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC).

 

Ante estos resultados, existen medidas que se pueden aplicar para

asegurar la fertilidad en una mujer mientras sigue este procedimiento

oncológico. Es decir, que existen algunas técnicas para tratar de

preservar su capacidad reproductiva, las cuales, sin embargo, dependen

de ciertos factores, como la edad de la mujer, el tipo de tumor y el

pronóstico, los efectos perjudiciales que podría tener el método de

preservación y el tiempo de duración de las terapias oncológicas

necesarias, que cada vez es menor.

 

Con todo, Blanco recalca que cada caso es particular y diferente y no

todas las mujeres padecen los mismos efectos. Incluso al tiempo en que

se está siguiendo el tratamiento, existe la posibilidad de que la mujer

se quede embarazada. Pero los médicos y expertos recomiendan en la

mayoría de los casos el uso de anticonceptivos mientras dure el proceso.

 

Aunque puede producirse una desaparición de la menstruación en la

paciente, todo dependerá de los cambios hormonales de ésta.

 

Ahora bien, ¿cómo afecta el procedimiento antitumoral al feto? La

experta declara que se han demostrado casos de pacientes con tumores

hematológicos, como la leucemia, en los que, tras recibir altas dosis de

quimioterapia, se han producido partos prematuros o retrasos en el

crecimiento intrauterino del feto.” Pero insistimos de nuevo en que son

los especialistas que atienden a cada mujer quienes han de aclarar según

el historial las posibilidades de repercusión en el feto o futuro hijo”,

subraya Blanco.

 

Son precisamente los expertos quienes evalúan el estado de la mujer y

comprueban si existen posibilidades de embarazo y si éste es conveniente

o no para combatir el cáncer. Esta duda se debe a que, en algunas

ocasiones, los cambios hormonales de la paciente pueden llegar a

obstaculizar la evolución o el pronóstico de la enfermedad.

 

Aunque no existan muchas evidencias científicas que lo avalen, Blanco

reconoce que sí se ha podido observar que el embarazo en una paciente

con cáncer de mama no parece interferir en su pronóstico.

 

Es por ello que los especialistas recomiendan esperar un tiempo

razonable a la hora de intentar quedarse embarazada. Una espera que

puede durar pocos o muchos años, según el tipo de cáncer y las terapias

 

necesarias.