Noticias

...
10 de enero de 2019

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Consolas; -webkit-text-stroke: #000000} p.p2 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Consolas; -webkit-text-stroke: #000000; min-height: 14.0px} span.s1 {font-kerning: none}

Las familias ensambladas, que se forman cuando los conyugues rehacen su

vida con otra pareja, teniendo ambos o al menos uno de ellos niños,

pueden ser exitosas si los familiares se esfuerzan para establecer

relaciones saludables. Descubre cómo ayudar a tu hijo a adaptarse a una

familia ensamblada, dice la web de la Mayo Clinic.

 

Las relaciones en las familias ensambladas pueden ser complicadas.

Cuando se forma una nueva familia ensamblada, cada miembro enfrenta un

conjunto único de desafíos. Aun así, es posible construir una familia

mixta exitosa.

 

Considera los desafíos que una familia mixta puede representar para tu

hijo, y lo que puedes hacer para aliviar el estrés y promover los

vínculos mientras formas una familia nueva.

 

Es posible que tu hijo esté lidiando con la angustia por un divorcio o

la muerte de uno de sus padres, o quizá el niño aún tenga la esperanza

de que tú y tu excónyuge vuelvan a estar juntos. También es posible que

a tu hijo le preocupe que el matrimonio y la situación familiar nuevos

no duren.

 

Escucha los miedos y las inquietudes de tu hijo, y permite que sane a su

propio ritmo. No esperes que los sentimientos de tu hijo se resuelvan

rápidamente ni en un momento determinado, como tu boda o el día de la

mudanza.

 

Cultiva las relaciones familiares existentes

 

Para evitar que tu hijo se sienta abrumado por el cambio, dedica tiempo

a cultivar las relaciones familiares que ya existían antes de la

formación de la familia ensamblada. Por ejemplo, planifica salidas o

actividades especiales que te involucren únicamente a ti y a tu hijo.

 

Recuerda además que un niño que comienza a formar parte de una familia

recién ensamblada puede sentir que debe debatirse entre el padre con

quien vive la mayor parte del tiempo y el otro padre. Un niño también

puede sentir que si le agrada su nueva madrastra, le será desleal a su

madre. Respeta los sentimientos de tu hijo y ten cuidado de no hacer

comentarios negativos sobre el otro padre, independientemente de tus

sentimientos por esa persona.

 

Fomentar nuevas relaciones familiares

 

Puede ser difícil para un niño manejar la relación con un nuevo

padrastro o madrasta, o con hermanastros nuevos. Tu hijo no comparte una

historia familiar con estos nuevos familiares, y es posible que sus

creencias y formas de hacer las cosas sean diferentes.

 

Para ayudar a tu hijo a generar este vínculo, podrías identificar los

intereses comunes entre los integrantes de tu familia ensamblada.

Aliéntalo a pasar tiempo conociendo a los nuevos integrantes de la

familia. Sin embargo, procura que los nuevos vínculos avancen a su

propio ritmo.

 

Promueve el respeto

 

Puede tomarles un par de años —o aún más— a los miembros de una nueva

familia ensamblada adaptarse a la convivencia.

 

No presiones a tu hijo o a los miembros de la otra familia para que las

nuevas relaciones funcionen de inmediato. En cambio, anima a todos los

miembros de la familia a tratarse con decencia y respeto.

 

Saber cuándo debes buscar ayuda adicional

 

La mayoría de las familias ensambladas pueden entablar relaciones y

resolver sus problemas con el tiempo. Otras necesitan ayuda adicional.

De acuerdo con la American Academy of Child & Adolescent Psychiatry

(Academia Estadounidense de Psiquiatría del Niño y el Adolescente),

puede ser útil para tu hijo hablar con un proveedor de atención de la

salud mental si se siente:

 

    Solo para manejar sus pérdidas

    Dividido entre dos padres u hogares

    Excluido

    Aislado a causa de sentimientos de ira y culpa

    Inseguro con respecto a lo que es correcto

    Muy incómodo con algún miembro de su familia original o de su

familia ensamblada

 

Además, la terapia familiar puede ser útil en los siguientes casos:

 

    Tu hijo muestra ira o resentimiento hacia un familiar particular

    Se favorece más a un hijo que a otro

    La disciplina está únicamente a cargo de los padres, en lugar de

involucrar tanto a los padres como al padrastro o a la madrastra

    Tu hijo llora con frecuencia o se retrae

    Los miembros de la familia no encuentran placer en las actividades

que normalmente se disfrutan, como estar con amigos

    Uno de los padres tiene problemas de estrés y no puede brindar

ayuda para las necesidades cada vez mayores del niño

 

Recuerda que armar una familia ensamblada lleva tiempo. Alienta a los

miembros de tu familia a que se conozcan y a crear tradiciones nuevas

juntos. Con el tiempo, tu familia ensamblada puede crear vínculos duraderos.