Noticias

...
3 de diciembre de 2018

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Consolas; -webkit-text-stroke: #000000} p.p2 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Consolas; -webkit-text-stroke: #000000; min-height: 14.0px} span.s1 {font-kerning: none}

José Luis Farias, responsable del mercado de animación, videojuegos y

new media 3D Wire, que se celebra cada mes de octubre en Segovia,

España, organizó por primera vez el abril los Premios Quirino a lo mejor

de la animación iberoamericana, evento que tuvo lugar en Santa Cruz de

Tenerife, en las Islas Canarias. La próxima semana se cierra la

presentación de trabajos de la que será su segunda edición, la de 2019,

una ocasión propicia para que PRODUCCION LATINA dialogue con él sobre

ambas citas.

 

- Con los Quirino se diría que encontraron ustedes un diamante en bruto.

La convocatoria no sólo fue abrazada por importantes nombres de la

industria de la animación iberoamericana sino que todos los que

acudieron a Tenerife coincidieron en que estos nuevos galardones eran

una necesidad. ¿Se sienten orgullosos?

Pues sí, la verdad que es un trabajo sobre todo para sentirnos

orgullosos, pero no nosotros sino todo el equipo. Porque es una

iniciativa que ha salido precisamente del sector, aunque se celebran en

Santa Cruz de Tenerife y hay una parte española, los que hemos montado

los Premios Quirino somos de muchas nacionalidades distintas, otro de

los promotores José Iniesta es de México, Silvia Corvillón es de

argentina, Pol Vaca es de Ecuador… Ha habido un gran grupo de gente

también con participantes de Brasil y otros países, y hemos visto que

había una necesidad de hacer esto y que era el momento adecuado para ello.

 

- Una vez celebrada, el pasado abril, la primera edición, ¿qué feeback

ha ido recibiendo en sus viajes a los festivales y mercado de animación?

Pues la verdad que un feedback muy bueno y sobre todo lo que hemos

recibido, también, mucho cariño por parte de la gente, y creemos que es

lo que también hemos transmitido con los Premios Quirino. Al final somos

una gran comunidad de hombres y mujeres que nos dedicamos a la animación

en distintos países, con distintas realidades y creemos que hemos

sembrado una semillita de colaboración y con una filosofía nueva de

crear y de producir, que es compartiendo.

 

- ¿Qué novedades preparan de cara a la segunda edición, el año próximo?

Hombre, todavía nos queda un poco (risas), pero sí que te puedo avanzar

que las líneas maestras ya están trazadas, que son la parte de congreso,

la parte de mercado y de festival. Sobre todo, la parte de Mercado, que

ha sido la parte más útil para la gente, intentaremos que esta parte

crezca. Ya que los premios son muy importantes porque han dado una gran

visibilidad pero sin fortalecer el sector iberoamericano de la animación

por detrás, la industria, sería una cosa que se queda un poco coja.

 

- En estos casos, el apoyo institucional es fundamental para el

asentamiento y desarrollo de los Quirino ¿Está satisfecho en este aspecto?

Totalmente. De hecho, es una idea que lanzamos al Cabildo de Tenerife a

través de la Tenerife Film Comission y han sido ellos los que casi han

cogido la bandera con tanta fuerza casi como nosotros para defender este

proyecto. Creyeron en él desde el principio, vieron que había una

oportunidad, y se lo tenemos que agradecer. Porque son proyectos, que no

es que surjan de la nada, porque nuestro equipo ya tiene una experiencia

en festivales y en mercados, pero realmente era y es, un proyecto muy

ambicioso. Digamos que había que hacer una apuesta fuerte y desde luego

hemos estado arropados por otras instituciones, y la verdad que sí,

estamos muy satisfechos.

 

- Algunos de los invitados de los primeros Premios Quirino nos

comentaron que sobre todo considerando las actividades y encuentros

previos a la entrega de los galardones, dos o tres jornadas sabían a

poco... ¿Hay planes de ampliarlas en el futuro?

Sí, la verdad que todo el mundo nos decía lo mismo, tener que cruzar el

charco para venir a esto y estar solamente tres días aquí es complicado.

La primera edición quisimos que fuera como un chute de adrenalina: algo

muy concreto, muy dirigido, muy potente y en muy poco tiempo, para hacer

un gran impacto. El tema de ampliar los días iría también en función de

lo que nos vayan comentado, como te decía, los Premios Quirino son de

mucha gente y si realmente demandan que estemos más tiempo encerrados en

esta pequeña isla de animación, que es lo que al final conseguimos

montar, nosotros lo haremos encantados.

 

- ¿Cómo ve usted el momento actual de la animación en la Península

Ibérica y Latinoamérica?

Aunque hay asimetrías muy grandes en la situación y en las industrias de

la aminación de Latinoamérica, España y Portugal, y ante la falta de

recursos, nos hemos estrujado el cerebro para conseguir poder sacar cada

vez más productos, más originales, con un impacto mayor. Yo creo que,

salvo la pata de la financiación, que siempre es un poco la bestia negra

que tienen este tipo de industrias, el resto del sector cada vez se está

estructurando mejor. Es cierto que, en España, también llevemos algo de

ventaja por la trayectoria que se ha tenido a lo largo de estos años,

pero ahora mismo está emergiendo la creación de la cinematografía en

países incluso que no estaban en el mapa, como Perú o como Ecuador, que

están ahí y que cada vez tienen una industria más sólida. Y como digo yo

también, la ventaja de no ser los primeros es que puedes aprender de los

errores de los que lo han sido. Si se hace de forma inteligente y

conseguimos a través de foros como los Quirino u otros, aprender los

unos de los otros y poder colaborar para hacer una industria sólida, yo

creo que el futuro es muy prometedor. Ya que no es cuestión solo de

economías, sino de como se luche para conseguir los objetivos o de como

enfrentarse a una realidad, que es la de que cada vez hay más latinos.

Solo en EEUU todo el mercado latino que está allí es muy importante,

hacer producciones para esas personas que son de 2ªs, 3ªs y 4ªs

generaciones de latinos es de un potencial muy grande. Se ha visto y de

hecho es un poco triste, que los yankees o estadounidenses nos hayan

robado películas como "Ferdinand" o como "Coco", películas que son 100%

de contenidos latinos pero que se han tenido que hacer en EEUU y no las

han podido hacer en Latinoamérica, para nosotros mismos, ¿no? Entonces,

es un poco también, desde el punto de vista beligerante, intentamos

generar ese contrapeso con el sector de Hollywood e intentar poder crear

nuestra propia cinematografía, nuestras propias series y nuestro

contenido para nosotros.

 

- El pasado octubre usted dirigió la décima edición de 3D Wire, un

festival-mercado de animación, videojuegos y medios digitales. Imagino

que desde ese evento surgió la necesidad de crear este año los Quirino...

Estamos en ello todavía… Son 2 cosas que van en paralelo. Lo mismo que

intentamos y hemos, en bastante medida, conseguido en España es lo que

estamos intentando que suceda en Latinoamérica, que es tener un punto de

encuentro para el sector donde todos podamos hablar, compartir y sobre

todo, donde podamos hacer negocios y coproducir. 3D Wire comenzó porque

en España no había ningún punto y vimos que había realmente un vacío, y

que había que celebrar algo para que la gente pudiese venir y pudiese

levantar proyectos en conjunto. Porque si una cosa tiene nuestro sector

es que solos no llegamos a ningún sitio, las producciones o nacen

internacionales o no nacen, muchas veces. O coproducimos entre nosotros,

entre comunidades en España o entre empresas o es muy complicado

levantar un proyecto. Que luego si es verdad que los Premios Quirino son

herederos de esta filosofía, que no es solamente nuestra, sino que

también es de otros eventos con los que nos hemos puesto de acuerdo para

montar los Quirino. Podemos decir que somos la nueva hornada de

profesionales o de gente que nos dedicamos a hacer eventos de industria

con una visión distinta.

 

- ¿Cree que 3D Wire es al cabo de una década un acontecimiento

totalmente asentado? ¿Cómo ve su futuro?

De cómo empezamos a cómo estamos ahora han cambiado muchos las cosas y

ha cambiado también el sector. Estamos muy contentos, porque digamos que

todas las empresas y profesionales, no solo de España sino también de

Europa y de otros países, ya tienen señalada la fecha de 3D Wire, y eso

es muy importante. Cuando tú evento está en su cabeza eso es que ese

evento está ya, no consolidado, porque siempre tienen formas de crecer o

de hundirse, pero es un poco hasta donde queremos llegar. Creemos que se

ha cumplido un ciclo, de empezar con la cabida solo de cine 3D hasta

ahora que la da a todos los tipos de animación. Creemos que en estos 10

años se ha hecho una labor, se han cumplido los objetivos y ahora hay

que replantearse un poco por donde continuar. El futuro lo vemos, por un

lado, muy ilusionante porque funciona, porque a la gente le gusta y

porque el sector lo ha considerado ya suyo; pero también impredecible,

porque tenemos que adaptarnos a lo que va sucediendo y a lo que nos va

demandando el propio sector. Cierra un ciclo y abre un ciclo nuevo.

 

- ¿Personalmente cree que con estos dos acontecimientos, 3D Wire y los

Premios Quirino ya tiene su agenda profesional completa o se animaría a

organizar otra cosa en otra ciudad?

Estamos un poco saturados con tantos eventos, entre los Quirino, 3D Wire

y otras actividades en algunos talleres formativos que hacemos de

animación, está la agenda bastante ocupada. Preferimos hacer pocas

cosas, pero bien (risas).