Noticias

...
26 de agosto de 2019

La directora argentina Inés de Oliveira Cézar ha estrenado esta semana

"Baldío" (2019), película con la que se despidió del cine la actriz

Mónica Galán, fallecida de cáncer el pasado enero. En declaraciones a

nuestros compañeros de EscribiendoCine, la cineasta detalló cómo Galán,

conocedora de su irreversible enfermedad, eligió esta historia sobre una

madre cuyo hijo es adicto al "paco" (una especie de crack), para decir

adiós a su profesión.

 

"La idea surgió -dice De Oliveira- a partir de algo que se le había

ocurrido a Mónica Galán. (Mónica siempre tenía más de una idea, y

siempre estaban muy buenas) en este caso tenía muchas ganas de que esta

idea se convirtiera en una película y me la comentó a mí y a Saula

Benavente, la productora. A mí me interesó mucho la idea, sentía que

tenía muchas cosas en común y a partir de ahí se escribió el guion junto

con Saula Benavente".

 

"De alguna manera -añade la directora- también sabíamos que Mónica tenía

un tiempo y no sabíamos cuánto más o cuánto menos iba a estar con

nosotros como para hacer la película. Así que pusimos todo a disposición

para tratar de que el proceso fuera lo antes posible. Pero eso no

implicó que la película se hiciera a las apuradas, el proceso fue muy

orgánico, llevó el tiempo necesario para que se pudiera hacer como

queríamos y bueno, de repente ya nos encontramos filmando 'Baldío'".

 

Pese a la dolencia de la reconocida protagonista de "Últimos días de la

víctima", "Bajo bandera" o "El lado oscuro del corazón", Galán se

entregó en cuerpo y alma al personaje. "Yo era amiga de Mónica y

teníamos mucha sincronía en algunas cosas, teníamos la posibilidad de

comunicarnos sin demasiadas palabras. Algunas experiencias que habíamos

atravesado nos generaban una empatía o conexión que nos permitían una

forma de humor que los demás quizás no entendían pero que nosotras nunca

dejamos de cultivar. Y entonces, en realidad si vamos a hablar de

'retrato' es un retrato de las dos, claro, es mucho más el retrato de

Mónica en el sentido de que hace de actriz y es actriz, con lo cual la

construcción de personaje tuvo elementos de la realidad, y había algo

del retrato de quién cada uno es", detalla Inés de Oliveira.

 

"Baldío" se presentó en la última edición del BAFICI, tras el

fallecimiento de Galán, y la realizadora de la película considera que

esa proyección constituyó un primer homenaje: "Mónica había muerto hacía

muy poco y los ánimos no estaban para salir a tener cuatro proyecciones,

todavía teníamos que procesar. Necesitábamos un tiempo y decidimos

dárnoslo. Nos encantaba estar en el festival, era una alegría, pero en

este caso necesitábamos ese tiempo de 'duelo', entonces la proyectamos

una sola vez casi como homenaje y después nos empezamos a preparar más

calmamente para el estreno con mucho cuidado la verdad. Mónica era una

mujer muy querida, todavía había una sensación de cimbronazo. Ella vio

un primer corte de la película en septiembre del 2018 y estaba muy

contenta, quería mucho esta película. Logró que todos nos olvidáramos

que ella estaba enferma, para ella era muy importante y esta fue la

despedida que elegimos y que ella también eligió. Pasado aquel momento

triste ahora siento que es un buen momento. Sé que ella estaría y está

muy contenta".