Noticias

...
11 de septiembre de 2019

Que una película sobreviva al cabo de 35 años y sea incluso más actual

que cuando se estrenó por vez primera no deja de ser sorprendente. Ese

es el caso de "El Norte", de Gregory Nava, descendiente de mexicanos y

vascos nacido en San Diego. El film, lanzado en Nueva York en 1984 y

posteriormente nominado al Oscar a mejor guión, fue el primer éxito del

cineasta, y ahora, tres décadas y media después, regresará en este Mes

de la Herencia Hispana a salas de Estados Unidos, cuando el asunto que

trata, la emigración centroamericana al país, es más noticia que nunca.

 

"Es algo amargo -dijo Nava- porque el mensaje de la película es más

relevante hoy que cuando la hicimos en 1983. Por la crisis en el sur,

los niños en las jaulas separados de sus padres, y lo que pasó en El

Paso, Texas (la masacre de un extremista semanas atrás, en la que

murieron 22 personas)".

 

La importancia de "El Norte" supera de lejos al valor que pudiera tener

en la carrera personal de Gregory Nava, nacido en San Diego hace 70

años, porque aparte de dar visibilidad en el cine estadounidense a un

asunto apenas tratado anteriormente, su impacto social ayudó a que en

1986 se aprobara la ley que le dio estatus legal en EEUU a dos millones

de inmigrantes indocumentados.

 

El film narra la odisea de dos hermanos guatemaltecos indígenas, que

huyendo de la guerra civil que se vivía en su país en esa época,

recorren México para alcanzar la ansiada frontera con Estados Unidos.

"Entonces, el mensaje de compasión de la película es más necesario hoy

que cuando la hicimos", afirmó Nava, sobre el aprovechamiento político

que el gobierno estadounidense hace del tema de la inmigración y la

xenofobia, pretendiendo identificar a los inmigrantes que huyen (de

nuevo de la violencia, aunque ahora sea de las maras) con delincuentes.

 

"El Norte" se reestrena a partir del 15 de septiembre, en el inicio del

Mes de la Herencia Hispana (15 de Septiembre al 15 de Octubre), a 200

salas de todo el país, en una única función a las 2 pm.

 

Para ello, la Academia de Hollywood, de la que Nava es miembro

prominente, hizo una delicada restauración y digitalización de la

película con el apoyo de la Fundación Getty.

 

El cineasta vivió en su propia familia el drama de la xenofobia, cuando

su abuelo, al inicio de los años 30, fue deportado a México tras la Gran

Depresión del 29, porque "los trabajos de verdad eran para los

estadounidenses de verdad".

 

"Deportaron a millones, la mayoría de ellos eran ciudadanos de Estados

Unidos. Uno de ellos fue mi abuelo, y dejaron a mi abuela con siete

hijos, sola, y mi padre tuvo que crecer sin padre a causa de esa

separación. Eso tuvo efectos en mi familia hasta ahora y hoy lo que

sucede me llega al corazón por lo que sufrió mi familia", recordó

Gregory Nava.

 

"No puedes resolver estos problemas con crueldad. Se necesita compasión

y humanidad, y ese es el mensaje de 'El Norte'", concluyó.