Noticias

...
12 de abril de 2019

El actor Geoffrey Rush, conocido por sus interpretaciones en "Piratas

del Caribe / Pirates of the Caribbean" y "El discurso del rey / The

King's Speech", ha salido airoso de su demanda interpuesta por

difamación contra el diario del grupo News Corp, el Daily Telegraph,

después de que el juez del Tribunal Federal de Australia, Michael

Wigney, concluyera el pasado 4 de abril que el periódico no había

demostrado su verdadera defensa. Con ello, el oscarizado actor recibió

una suma inicial de 610 000 dólares en daños después de que el Telegraph

le acusara de conductas inapropiadas hacia la coprotagonista Eryn Jean

Norvill durante la producción teatral del King Lear en 2015 y 2016.

 

En un juicio que duró 13 días, el juez Wigney dijo que el Telegraph se

había comprometido en un "periodismo sensacionalmente irresponsable e

imprudente del peor tipo" a causa de los artículos publicados en la

portada de 2017, por los que se afirmaba que Rush había tenido un

comportamiento inapropiado hacia una actriz durante los ensayos de una

obra de King Lear y en el escenario de un teatro de Sydney.

 

Sin embargo, alegó que la acusadora del actor, la actriz Eryn Jean

Norvill, no era una testigo "creíble o confiable" y que, además, era

"propensa a la exageración y el embellecimiento".

 

A falta de pruebas de la culpabilidad de Rush y siguiendo el

sensacionalismo del periódico demandando, al australiano se le otorgó un

mínimo de 609 000 dólares en compensación y daños agravados con el juez

para determinar daños y costos adicionales antes del 10 de mayo. Ante

esto, News Corp. anunció su apelación, cuyo resultado se traduciría

nuevamente a favor del actor.

 

Fuera de la corte, Rush dijo a los reporteros que no había "ganadores en

este caso. Fue extremadamente angustiante para todos los involucrados".

Y tras esa declaración, no volvería hacer más comentarios.

 

Por su parte, el equipo legal del actor dijo que el periódico había

incitado a pensar que era un "pervertido, un depredador sexual y un

asalto sexual cometido", y que fueron precisamente esas imputaciones las

fundamentales para la decisión del juez, ya que Rush pudo probar que

todas esas difamaciones eran falsas.

 

A su juicio, el juez presentó finalmente las conclusiones alegando que

el caso, que había evolucionado en el contexto del movimiento #MeToo,

era "triste y desafortunado", y que no estaba satisfecho con los hechos

que se afirmaban, algo a lo que el actor se sumó al negar profundamente

cualquier tipo de delito, tachando las acusaciones de "insultos e

hipérboles".

 

"The Daily Telegraph ha hecho afirmaciones falsas, peyorativas y

degradantes, salpicando de implacable bombardeo sus portadas". Ahora,

Rush está buscando compensación de daños de hasta 20 millones de

dólares, lo que sería el mayor pago por difamación en Australia.