Noticias

...
3 de diciembre de 2018

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Consolas; -webkit-text-stroke: #000000} p.p2 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Consolas; -webkit-text-stroke: #000000; min-height: 14.0px} span.s1 {font-kerning: none}

En un día luminoso, nos recibió Elizondo, la conocida localidad del

Valle del Baztán, donde se esta rodando de nuevo, después del éxito de

"El guardián invisible", el resto de la trilogía literaria de la

escritora ganadora del Premio Planeta 2016, Dolores Redondo, y que ésta

arrasando en mas de 15 países con sus libros de novela negra, inspirados

en un ambiente rural vasco, de nuevo con la realización de Fernando

González Molina.

 

El también responsable del gran éxito "Palmeras en la nieve", vuelve a

dirigir las dos secuelas que completan la trilogía, simultáneamente, "El

legado de los huesos" y "Ofrenda a la tormenta".

 

Según González Molina estas dos cintas son aun mucho más trepidantes que

la primera, mucho más ambiciosas, y con incorporaciones estelares como

las del actor argentino Leonardo Sbaraglia, que no dejaran indiferente

al espectador. El actor fue elegido después de muchas sesiones de

casting, que no les llevaban al candidato que buscaban para el papel.

 

Finalmente Leonardo será el encargado de dar vida al juez Markina, un

hombre algo oscuro y misterioso, que beberá los vientos por la

protagonista femenina de la saga, la inspectora Amaia Salazar (Marta

Etura), que en esta ocasión es madre de un bebe y se siente mucho mas

fuerte ante la vida, y ante los casos que se le presentan y que tendrá

que resolver.

 

Las calles de Elizondo llevan ya unas cuantas semanas ejerciendo como un

gran plato natural, como fondo y escenario de esta trilogía, que también

se ha estado rodando desde el mes de agosto en otras localizaciones como

Barcelona y Pamplona, entre otras muchas, hasta completar 90

localizaciones, de un rodaje que se espera termine en el próximo mes de

febrero. "Esto es la primera vez que se hace en España", sostiene

González Molina, para quien "estamos ante una superproducción de una

saga, y estoy muy emocionado".

 

Todos destacan la importante química surgida por los dos protagonistas

Marta y Leonardo Sbaraglia, quien asegura que esta disfrutando mucho con

este rodaje, aunque hace bastante frio, y no se separa de su termo de

mate, como buen argentino.

 

Al preguntarle sobre su reciente rodaje de "Dolor y Gloria" con Pedro

Almodovar, y compararlo con el que actualmente rueda con Fernando

González Molina, comenta que se siente muy cómodo rodando con los dos:

"Yo tenía muy claro mi papel de amigo de Antonio Banderas, al que no

conocía, y me encontré con un gran compañero. En la película a

Almodovar, hay que dárselo todo, pero disfrute mucho haciéndolo, para mi

trabajar con  Almodovar, que voy a decir, lo admiro desde mi

adolescencia. Creo que es un gran artista aparte de un gran cineasta, y

las películas que hace son obras de arte, para completar esa obra suya.

Rodar con Pedro era un sueño por cumplir y se ha hecho realidad. Yo iba

muy preparado".

 

"González Molina -añade Sbaraglia- es un director muy tranquilo, y este

es un desafío, con dos rodajes en uno, pero aunque va a ser la filmación

mas larga que he hecho en toda mi carrera, quizás cuesta algo menos, al

estar rodeados de tanta belleza en este lugar".

 

"Marta -dice sobre Etura- es una curranta increíble y es una gran

compañera, y es un trabajo muy duro, esto es una guerra, una batalla de

muchos meses, por suerte estamos en un lugar maravilloso".

 

Por su parte, la actriz donostiarra, está encantada de volver a dar vida

a la inspectora Salazar: "Eso sí, me he traído a toda mi familia aquí,

sino esto no hubiera sido posible para mí". Marta Etura aparece en la

mayoría de las secuencias de las dos películas, pero ella puede y lo

esta disfrutando. "Conozco bien a mi personaje, ya había entrado en su

terreno, una mujer fuerte pero a la vez muy sensible, que le pasa lo

peor que le puede pasar a una persona, saberse no querida por su madre,

o peor aun, odiada por ella, y esta mujer -además- se erige como

protectora de todos los que pueda salvar desde su papel de policía

protectora".

 

Dolores Redondo, la autora de la trilogía literaria, se lamenta ahora

que antes de publicar los libros cedió, por una cantidad ridícula, sus

derechos audiovisuales a Peter Nadermann, el productor de la saga

Millennium, por lo cual apenas recibirá beneficios por estas dos nuevas

películas, como tampoco ocurrió por la primera.