Noticias

...
6 de febrero de 2019

Rechinar de dientes, también llamado bruxismo, es el rechinamiento consciente o inconsciente de los dientes. Ocurre más a menudo en los niños. Alrededor del 20% al 30% de los niños rechinan los dientes, generalmente mientras duermen. Es posible que haya oído a su hijo hacerlo en la noche. A veces, los niños rechinarán sus dientes durante el día cuando se sienten ansiosos. La buena noticia es que la mayoría de los niños finalmente dejarán de rechinar sus dientes. Esto sucede a menudo alrededor del momento en que pierden sus dientes de leche, cuentan desde la Academia Americana de Médicos de Familia.

 

¿Cuáles son los síntomas del bruxismo?

 

Los síntomas físicos suelen estar relacionados con los dientes y la mandíbula.

 

Los dientes pueden parecer desgastados o astillados. Rechinar los dientes puede desgastar el esmalte dental. Por lo tanto, el problema expone a los niños a futuros problemas dentales si no se tratan. Esto podría incluir sensibilidad a los alimentos y bebidas frías y calientes.

 

Los niños que rechinan los dientes a menudo dicen que tienen la mandíbula adolorida. Esto puede suceder cuando se despiertan o cuando están masticando. Rechinar los dientes puede provocar dolor de cabeza, dolor de oído y facial. Rechinar los dientes de forma excesiva puede causar problemas de la articulación temporomandibular.

 

El rechinamiento de los dientes también se puede relacionar con síntomas emocionales, como:

-ansiedad;

-estrés;

-tensión;

-depresión;

-trastornos de la alimentación.

 

Algunas personas rechinan los dientes y no tienen ningún síntoma. Es posible que ni siquiera se den cuenta de que lo están haciendo, especialmente si lo hacen cuando duermen. A veces, la única forma en que las personas saben que rechinan los dientes es porque los miembros de la familia los escuchan mientras duermen.

 

¿Qué causa el bruxismo?

 

Los médicos no siempre saben qué causa el bruxismo. El bruxismo en los niños es más común en aquellos diagnosticados con un trastorno de hiperactividad o problemas de salud, como la parálisis cerebral. Ciertos medicamentos también pueden provocarlo. Para algunos niños, rechinar de dientes ocurre porque estos no están alineados correctamente.

 

En niños mayores o adultos, puede estar relacionado con el estrés diario. Que cause síntomas o no puede depender de muchas cosas. Estas incluyen:

 

-el nivel de estrés que tiene;

-que tan fuerte aprieta o rechina los dientes y durante cuánto tiempo;

-la habilidad para relajarse;

-malos hábitos de sueño;

-si los dientes están desalineados.

 

¿Cómo se diagnostica el bruxismo?

 

Por lo general, un examen físico puede informar a su médico o dentista si usted o su hijo han estado rechinando los dientes. Su médico notará la aparición de dientes y esmalte desgastados. Los profesionales médicos a menudo consideran rechinar los dientes como un diagnóstico cuando un paciente se queja de algún dolor facial u oral, incluso dolor al masticar. Un examen también puede descartar otras causas de los síntomas, como infecciones del oído.

 

¿Se puede prevenir o evitar el bruxismo?

 

En muchos niños, el bruxismo es su reacción natural al crecimiento y desarrollo. Estos casos no se pueden prevenir. Pero se puede evitar cuando el bruxismo está relacionado con el estrés en niños y adultos. El primer paso que puede tomar para evitar el rechinamiento de los dientes es establecer una rutina relajante a la hora de acostarse. Ayude a su hijo a relajarse en la noche:

 

-Limite la televisión y los dispositivos electrónicos varias horas antes de acostarse. Ponga música tranquila para que escuche. Dele una ducha o baño caliente. Permítale leer o escuchar mientras usted lee.

 

-Reducir el estrés es importante. Hable con su hijo regularmente sobre sus sentimientos. Ayúdele a lidiar con el estrés. Si usted sufre de bruxismo, tome medidas para reducir el estrés en su vida. Hable con un amigo, familiar o terapeuta sobre lo que le causa estrés. Intente eliminar los factores de estrés si puede.

 

Tratamiento del bruxismo

 

El tratamiento para el bruxismo puede depender de sus síntomas o la causa subyacente. Algunos niños que no tienen síntomas pueden no necesitar tratamiento.

 

Algunas opciones de tratamiento están diseñadas para reducir el rechinamiento y el apriete. El médico puede comenzar haciendo que usted o su hijo usen un protector bucal por la noche. El protector bucal está hecho especialmente para adaptarse a sus dientes. Es similar a los protectores bucales utilizados por los atletas que participan en deportes de contacto.

Existen muchos tipos de protectores bucales. Están diseñados para trabajar de diferentes maneras. Algunos están diseñados para evitar daños en los dientes. Otros impiden que los dientes superiores e inferiores se toquen para eliminar el rechinamiento. El médico lo ayudará a encontrar el tipo de protector bucal adecuado para usted.

 

Si su rechinamiento es causado por dientes desalineados, su médico puede recomendar una visita al dentista.

 

A veces, el estrés es la causa subyacente del rechinamiento de sus dientes o los de su hijo. En este caso, a menudo puede ayudar llegar a la raíz de los problemas emocionales. Por ejemplo, el médico puede hablar con su hijo sobre las cosas que le preocupan. Esto podría incluir la escuela, la vida en el hogar o nuevas experiencias. Pueden intentar elaborar un plan para ayudar a su hijo a estar menos preocupado y ansioso. Si no hay signos de mejoría o si los problemas emocionales parecen ser más serios, hable con su médico para explorar más opciones de evaluación y tratamiento.

 

Vivir con bruxismo

 

Apretar o rechinar los dientes no es peligroso. La mayoría de los niños lo superarán. Pero puede causar síntomas molestos que pueden interferir con la vida diaria. Existen pasos que puede tomar para reducir y prevenir el dolor. Los consejos para el cuidado en el hogar incluyen:

 

-aplicar calor húmedo o hielo en los músculos de la mandíbula adoloridos;

-masajear los músculos del cuello, hombros y rostro;

-evitar los alimentos duros, densos o masticables, como nueces, bagels o carne;

-no mascar chicle;

-aprender ejercicios de estiramiento de fisioterapia;

-relajar los músculos faciales durante el día;

-reducir el estrés;

-aprender técnicas de relajación.

 

Si las medidas de cuidado personal no ayudan después de varias semanas y aún experimenta síntomas, llame a su médico de familia.