Noticias

...
22 de mayo de 2016

En Asteriscos, la doctora Iris Schapira, médica pediatra neonatóloga y

directora de la carrera de Especialización en Desarrollo Infantil de la

Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, explica cómo el

juego es un arma importanta a la hora de desarrollar la inteligencia de

tu bebé.

 

“La inteligencia no es solamente genética, sino que hay que cultivarla.

Así como al niño se le da de comer, hay que favorecer también su

desarrollo mental. ¿Cómo? A través del cariño, siendo sensible a sus

necesidades y estimulándolos”, asegura la especialista.

 

Schapira agrega: “Esto no implica presentarles solamente incentivos o

juguetes, sino que se trata de involucrarse en lo cotidiano del niño.

Que los padres dediquen 15 minutos de su día a jugar en el piso con su

hijo vale oro. Es un momento único en el que no van a dejar de

emocionarse y asombrarse de las habilidades innatas de su bebé y su gran

capacidad de aprendizaje”.

 

La especialista brinda algunos consejos generales relacionados con el

juego: Cada día que pasa el bebé aprende cosas nuevas, está atento al

mundo que le rodea, absorbe los conocimientos como una esponja y crece

física y mentalmente. En este proceso de aprendizaje de su entorno los

padres tienen un papel muy destacado ya que pueden ayudar al pequeño a

desarrollarse saludablemente.

 

Lo ideal es que sea el adulto el que proponga la actividad y hacerlo

preferentemente en el piso y boca abajo. Al hacerlo es esencial que el

bebé tenga ropa cómoda que no limite sus movimientos.

 

Una recomendación básica es que el adulto esté realmente presente, por

ejemplo no jugar ni darle de comer al bebé mientras se habla por

teléfono, se cocina o se mira televisión.

 

Jugar de a una sola persona y con un juguete por vez, sin sobreexcitar

ni sobreestimular al niño. Todo tiene su medida, hasta lo que es bueno

para el desarrollo neuronal. Los niños necesitan momentos de descanso.

 

Siempre adelantarle de qué trata el juego para alentar sus habilidades

de organización. Por ejemplo, se le puede decir: “Ahora vamos a jugar a…”

 

Dejar que el bebé resuelva por si sólo nuevas circunstancias.

 

Se recomienda que el niño no vea televisión, juegue con celulares ni con

la computadora hasta los dos años. Sus ojos y el sistema nervioso no

están habilitados aún para recibir tantas imágenes.

 

El juego, el amor y la nutrición, son claves en igual medida para lograr

un buen desarrollo mental del niño. El cerebro es uno de los órganos que

crece con más velocidad -de hecho, crece más rápido que el propio cuerpo

humano en los primeros años de la vida - y si no recibe los nutrientes

que necesita puede haber retrasos o problemas severos. “Por eso la

lactancia materna es fundamental. La leche de madre es perfecta y se

acopla a todas las necesidades del niño”, informa la doctora Schapira.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que es necesario

alimentar a los bebés con leche materna de manera exclusiva durante los

primeros seis meses de vida para asegurar un buen crecimiento,

desarrollo y salud, y continuar hasta los 2 años, aunque se introduzcan

 

semisólidos.