Noticias

...
6 de diciembre de 2018

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Consolas; -webkit-text-stroke: #000000} p.p2 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Consolas; -webkit-text-stroke: #000000; min-height: 14.0px} span.s1 {font-kerning: none}

El argentino Ezequiel Inzaghi estrena su segunda película, "El jardín de

la clase media". Si en su primer opus, "La cola" (2011) se decantó por

un drama, ahora el thriller político con todos sus personajes

arquetípicos toma el centro de la escena. El realizador escribió la

adaptación cinematográfica basada en la novela homónima del escritor

Julio Pirrera Quiroga.

 

El protagonista es Claudio Sayago (Luciano Cáceres), joven político en

ascenso que espera dar el salto de la legislatura provincial a la

nacional en las próximas elecciones. Sin embargo los hilos del poder se

manejan de manera oscura incluso para los participantes del juego

político y la aparición del cadáver sin cabeza de una joven mujer en el

jardín de su casa hace tambalear su promisoria carrera.

 

Su mujer (Eugenia Tobal), una joven y brillante médica que ha alcanzado

un puesto relevante en la función pública por mérito propio, se empeñará

en descubrir quién es la mujer fallecida y cuál es la causa y el

propósito del claro mensaje mafioso.

 

El desarrollo de la narración describe las distintas sub-tramas en las

que se entrecruzan el poder y la ambición. Pone de manifiesto la

corrupción a la que conduce una vocación de poder vacía de vocación de

servicio, cuando los que acceden a los lugares desde los que se toman

decisiones no tienen otro propósito que el enriquecimiento propio.

 

Inzaghi se toma el trabajo de presentar y describir a una gran cantidad

de personajes de la política argentina: desde el puntero al armador,

desde la jefa de inteligencia del estado al presidente, y elabora una

compleja trama en la que nadie es lo que parece ni ahorra en esfuerzos

para conseguir lo que quiere. Sangrienta y brutal en algunos pasajes,

"El jardín de la clase media" representa un panorama oscuro y extremo a

la hora de describir a la clase política argentina.

 

La cinta consigue crear suspense y mantenerlo a pesar de caer en una

serie de lugares comunes. La mayoría de sus personajes, aún los

secundarios, resultan notables, tanto por el desarrollo que les confiere

el autor como por las interpretaciones de actores de primera línea del

panorama nacional.

 

La cinta logra crear suspense y mantenerlo a pesar de caer en una serie

de lugares comunes y finalizar de manera un tanto apresurada. Y sobre

todo deja la inquietud de si verdaderamente la realidad podrá superar a

una ficción tan cruel y descarnada.