Noticias

...
7 de febrero de 2019

Con una mirada analítica y escrutadora en una primera aproximación,

Nestor López se muestra tal cual sin titubeos con una confianza en sí

mismo y una seguridad que inevitablemente llama la atención. Nacido hace

26 años en León, Nestor López es un joven director que actualmente tiene

su propia productora Filmakers Monkeys que goza de buena salud. Aunque

sus comienzos no fueron ni mucho menos fáciles. Ha rodado su primera

película, el documental ""The Peace Shooter", y ahora prepara una

película de ficción en torno a la última crisis económica mundial.

 

Sus orígenes son sencillos. Proviene de una familia humilde. Su padre

era policía local y su madre barrendera. Desde niño siempre tuvo muy

claro que quería ser director de cine. Ya desarrollaba sus capacidades

imaginativas dirigiendo a los Lego cuando jugaba con ellos.

 

Aprovechando que contaba con un videoclub en su barrio y también otro en

su pueblo, pronto comenzó a saciar su curiosidad cinéfila alquilando una

película tras otra y, aumentando cada vez más su pasión por el séptimo arte.

 

Al terminar la selectividad, se traslada a Salamanca donde se matricula

en la carrera de química, aunque nuevamente volvería a sentir la llamada

del cine y durante su segundo año de carrera decide cursar un master de

cine online en la Universidad Camilo José Cela.

 

Nestor López, que por aquel 2012 contaba con apenas 19 años, ya escribía

sus propios guiones y toma la firme decisión de decirse a si mismo:

"Hasta que no viva del cine no voy a parar" momento en el que abandona

sus estudios de química para trasladarse a Madrid donde comienza a

ganarse la vida representando sus propios monólogos en Paramount Comedy

y recorriendo España durante casi 4 años.

 

Tras ese tiempo subido en los escenarios es en el año 2015 cuando

realmente se da cuenta que no desea continuar con su carrera como

monologuista, siendo entonces cuando da un paso más, el cual resultará

definitivo, decidiendo que quiere ser director de cine o morir

-literalmente- en el intento. Cabe decir que Nestor llegó a Madrid sin

apenas dinero ni contactos en el sector y, durante su escalada

profesional se ha enfrentado a distintas situaciones difíciles de

sobrellevar. Pero él afirma que la persistencia es uno de sus puntos

fuertes…

 

Comenzó ofreciendo sus servicios audiovisuales a terceros a pesar de que

ni siquiera contaba con videocámara ni ordenador. Sin embargo, consigue

llegar a un acuerdo con una persona de su entorno para poder contar

-aunque sea de prestado-, con un equipo técnico y es así como realiza

sus primeros trabajos audiovisuales para sus primeros clientes.

 

Durante todo ese tiempo aprendió mucho y a la vez comenzaba a

introducirse en diferentes rodajes de cine trabajando en distintos

puestos y nutriéndose de cada uno de ellos, mientras aprovechaba también

para generar sus primeros contactos. Atisbo una ligera expresión de

orgullo en la mirada de Nestor cuando manifiesta que en aquella época se

sentía como un obrero del cine; expresión atribuida a Robert Mitchum.

 

Reconoce que le gusta todo tipo de géneros, pero especialmente lo

prohibido. Algunos de sus títulos favoritos son "The Shining" de Stanley

Kubrick, "The Passion of the Christ" de Mel Gibson, "The Big Short", o

las recientes "The Favourite" y "Quién te cantará" de Carlos Vermut.

 

Quedo sorprendido cuando me confiesa que le encanta el cine Luis Buñuel,

también el de Paolo Sorrentino, y especialmente el de Martin Scorsese,

así como uno de sus directores españoles favoritos, Rodrigo Sorogoyen.

 

Su serie favorita es "The Sopranos", reconocida tanto por la crítica

como por el público como una de las mejores series de la historia de la

televisión, que además supuso un antes y un después en su sector. A día

de hoy, tras haber pasado más de 12 años desde su final, todavía es una

serie venerada por sus fans y está considerada sin lugar a dudas como

una serie de culto. James Gandolfini nos dejó hace casi 6 años, pero el

espíritu de su magistral interpretación encarnando a Tony Soprano vivirá

eternamente.

 

Durante su estancia en Madrid, Nestor estudia cine en una escuela y

realiza su primer cortometraje con el que termina por endeudarse en

exceso, pasando por incómodos apuros económicos. Confiesa que hubo meses

en donde apenas le quedaban 50 euros tras pagar el alquiler. "Hubo días

que no comía", afirma. Ni su familia, ni amigos sabían cuál era su

verdadera situación. Aun así, solía terminar comprando algún libro de

cine o se las ingeniaba para entrar en alguna sala de cine para ver el

mayor número de películas. Y siempre mantuvo intacto su buen humor

mientras continuaba subiéndose a los escenarios para hacer reír a las

personas.

 

Dos años después, consigue un empleo en el área de comunicación de la

Factoría del guion, donde continúa haciendo nuevos contactos, se forma y

gana algo de dinero. Poco a poco liquida sus deudas. "A día de hoy tengo

todas mis deudas pagadas", dice con satisfacción.

 

Nestor aúna toda su experiencia y contactos en el año 2016 cuando funda

su propia productora de cine y audiovisual: Filmakers Monkeys.

Actualmente se encuentra desarrollando su primer largometraje, "The

Peace Shooter", un documental que sigue a todos los Premios Nobel de la

Paz alrededor del mundo planteando si el pacifismo es viable o no. Se

trata de un proyecto audiovisual enfocado al estudio del pacifismo con

compromiso social para crear y transmitir un mensaje universal de paz

que ayude a resolver los conflictos en la tierra.

 

Por otro lado, el joven director afirma estar en proceso de

preproducción del que será su segundo largometraje, y del que por el

momento no dice más que será un largometraje de ficción sobre la crisis

financiera mundial.

 

Entre sus muchos proyectos está el del inminente lanzamiento de su curso

"Cómo vivir del audiovisual" donde enseña lo que él mismo ha tenido que

aprender para salir adelante en un sector tan exigente. Existe una

amplia oferta de cursos de cine en una ciudad como Madrid, pero

encontrar una formación donde aprender a vivir del audiovisual no es lo

habitual.