Noticias

...
5 de noviembre de 2019

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Consolas; -webkit-text-stroke: #000000} p.p2 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Consolas; -webkit-text-stroke: #000000; min-height: 14.0px} span.s1 {font-kerning: none}

Esta semana llega a los cines españoles el insólito proyecto

independiente "Reevolution", del director y guionista mallorquín David

Sousa Moreau, que ha contado con un presupuesto low-cost de 6000 euros,

de los cuales 4300 han ido destinados a pagar impuestos y gestiones

administrativas, pero es una idea que el director comenzó a construir

hace 17 años y cuya grabación y producción ha tardado otros tantos años

en realizarse por la gran cantidad de detalles técnicos de los que hace

gala y el reducido equipo de trabajo del que ha dispuesto.

 

Con constantes cambios de tiempo hacia detrás y hacia adelante,

"Reevolution" narra las historias cruzadas de 5 hombres que no

encuentran sentido a su vida ni a la de los demás. Estos se juntan con

la idea de cambiar el mundo a través de un nuevo sistema de gobierno

basado en las individualidades y la limitación del poder estatal. El eje

de estas historias y esta idea es Doni, el personaje interpretado por

Leandro Rivera ("A prueba de bombas"). Le acompañan Fele Martínez ("El

club de los buenos infieles") como David, Hovik Keuchkerian ("El club de

los buenos infieles") como Max y Gorka Otxoa ("Fe de etarras") como Jack.

 

"A lo largo de 17 años no te despiertas todos los días de la misma

manera, con las mismas ideas. Por mi cabeza han pasado muchas ideas

contradictorias en este tiempo, pero siempre he sabido que había algo

sólido detrás y es por eso que lo que es la filosofía de la película en

sí no ha cambiado nada -comenta David- y la convierte en una película

muy densa. Está hecha para verse varias veces y hay frases que valen

mucho la pena".

 

Sobre cuál fue su motivación para llevarla a cabo: "los personajes

tienen parte de mí. Todos los personajes son yo en cierta manera. La

motivación de esta película seguramente haya sido no verme como Doni y

dar sentido a mi vida. La vida es muy agridulce, con muchos contrastes,

y así he querido que sea la película".

 

A las preguntas de NOTICINE.com sobre la marcada ideología liberal del

film y si él se define como tal, responde: "yo me defino como un liberal

clásico, pero sobre todo en el concepto filosófico del término. Muchas

personas que han visto la película me han dicho que les ha parecido

anarcocapitalista, pero yo prefiero quedarme con ese concepto filosófico

de libertad y con conseguir que el espectador reflexione sobre ello".

 

Sobre el funcionamiento actual de las democracias dice: "no es una

crítica a la democracia, sino a los defectos y problemas de esta. Yo

creo en la democracia, pero en una más pequeña, en la que tu voto tiene

un peso, en la que no eres uno entre millones. La política y el Estado

se han metido demasiado en la vida de la gente y nos dicen cómo vivir,

yo creo en la libertad individual".

 

"He añadido muchas cosas de 'El Club de la Lucha' (1999), es una

película que me flipa. Pero si bien el 'El Club de la Lucha' era una

llamada al anarquismo y a desahogar la ira, mi película propone una

solución, una alternativa".

 

En cuanto a los detalles técnicos: "me gusta la suma de pequeños planos,

los puzzles. Además, hay que ser conscientes de lo que a uno se le da

mal, y los planos generales a mi no se me dan bien. Yo prefiero ir

construyendo las escenas a base de planos detalle para fomentar la

atención del espectador. Precisamente para jugar con las emociones del

espectador y mantenerle atento consulté a un amigo psiquiatra, es una

película que te manipula emocionalmente de manera medida".

 

También acudieron a la presentación Leo Rivera y Gorka Otxoa. Leo

comentó que está "desmotivado con lo que estamos viviendo" respecto a la

situación política del país y que "no sé si la película cambia algo,

pero me dieron ganas de hacerla por este tipo de razones". Gorka, en la

misma línea, apunta que "aunque hay ideas de un liberalismo radical en

‘Reevolution’ que no comparto, hay otras que sí. Está claro que hay

cosas de la democracia que no funcionan. Desde que la leí me entraron

muchas ganas de hacerla".