Noticias

...
7 de febrero de 2019

Lucio Rojas, director de una de las cintas de terror más impactantes y

difundidas internacionalmente del género en el cine chileno, habla con

Biobiochile de sus futuros proyectos.  El chileno continuará en la línea

del horror y afirma que trabajará en una película que homenajea al

director de cine de género David Cronenberg.

 

Rojas comenta que serán cinco historias y que la primera será la suya,

abordando el terror biológico. Además, está desarrollando una película

llamada "Fascinare" que "explora el mundo de la pedofilia y por ende,

también el tópico de la maldad", afirma.

 

También es productor creativo en ‘28’ una cinta antológica dirigida solo

por mujeres latinoamericanas, y por último, Rojas cuenta que también

participa en una coproducción con Argentina, México y Uruguay llamada

"Malebolgia", "que tiene que ver con los círculos del Infierno de Dante,

una película apocalíptica".

 

El director chileno no solo ha hablado de su futuro profesional sino

también del panorama del cine de terror en Chile. Su cinta "Trauma" es

considerada una de las películas más controversiales del cine chileno, a

pesar de la limitada distribución en las salas del país. Se la ha

comparado con películas como "A serbian film" de Srđjan Spasojević, y ha

pasado por varios festivales internacionales (Film Fest de México,

Festival of Fear de Canadá, Cine de horror Bahía de Brasil, Blood Window

Pinamar, entre otros) y no dejó a nadie indiferente.

 

El film ha sido elogiado por directores de renombre en el cine de terror

como Paco Plaza ("Rec", "Veronica") y Xavier Gens ("Frontière(s)",

"Hitman"), y subrayando la estética y cómo se ha tratado la crueldad y

la violencia política.

 

Rojas afirma que "en Chile no hay películas de género, de hecho se

estrenaron dos el año pasado: ‘Trauma’ y ‘Contra el Demonio’ de José

Miguel Zúñiga. Solo dos es catastrófico. No hay nada de fantasía, no hay

nada de ciencia ficción, y esto en un país que consume mucho de eso en

salas, es muy contradictorio. Por ello es necesario examinar las

políticas de apoyo estatal, porque por mucho que el cine chileno esté de

moda, se está desarrollando menos cine de género y se sigue financiando

el mismo tipo de cine todos los años. Pero en general, es importante

tomar en consideración que los espectadores de cine chileno son pocos".

 

Cree el cineasta austral que el desafío que tienen los realizadores para

hacer cine de género es atreverse: "Es como ‘una liana’ que está pegada

y que despegarla hasta que salga. Si toda la gente que está interesada

en este tipo de proyectos no los realiza, y no va a presionar lo

suficiente a los medios audiovisuales, a los fondos concursables,

incluso a los privados, esto no va avanzar, porque la única forma de que

esto tome fuerza es que los directores presenten sus proyectos para que

se den cuenta que, además de que hay gente que quiere consumir este tipo

de cine, también hay gente que quiere realizar".

 

Rojas finaliza mencionando la necesidad de tener un cine de género

nacional, "porque te permite hablar de cuestiones que no te las permite

otro estilo cine más que el de género. Así de simple. Una película

romántica no te va permitir hablar de otras cosas más dentro de ese

mundo romántico; por ejemplo, los zombis, siempre se ha dicho que

simbolizan eran dramas sociales, pero voy más allá, hay que hablar de

las identidades y problemáticas propias. Yo siempre hablo de las

obsesiones, porque una obsesión tiene que ver con una construcción

propia, y esa obsesión genera un punto de vista y, para hacer cine de

género, hay que tener un punto de vista. Y sobre todo cuando hablas de

la maldad".