Noticias

...
8 de noviembre de 2019

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Consolas; -webkit-text-stroke: #000000} p.p2 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Consolas; -webkit-text-stroke: #000000; min-height: 14.0px} span.s1 {font-kerning: none}

Desde las páginas de People en Español, el doctor Ilan Shapiro defiende

los beneficios de la leche de vaca para la salud de los niños y destaca

su valores nutritivos frente a las sodas y refrescos que, además, tiene

más azúcar y calorías.

 

“Como pediatra y sobre todo como papá, queremos lo mejor para nuestros

hijos. Vivimos una vida tan ajetreada que encontrar el balance entre la

parte de la nutrición, el ejercicio y dormir con nuestros hijos es muy

importante”, reconoce. “A veces nosotros como padres empezamos a

descuidar eso y se nos olvida”. Una excelente herramienta es la leche,

asegura el experto en nutrición. “En Estados Unidos 1 de cada 2 niños de

9 años de edad no tienen los nutrientes esenciales que necesitan para

crecer. Nos está faltando calcio, vitamina D y potasio en la rutina

diaria”, recalca Shapiro. “Esto no es un problema pequeño. Si no le

damos la nutrición adecuada a nuestros hijos no van a crecer como deben

de crecer”.

 

Shapiro también dio sus consejos sobre el consumo diario de leche.

“Antes de los 12 meses lo que más recomendamos como pediatras es la

leche materna. A partir del primer y segundo año de vida recomendamos la

leche entera, eso ayuda a que el cerebro se desarrolle. De los 2 a 4

años se recomienda 2.5 porciones diarias, cada porción son 8 onzas. A

partir de eso, se aumenta a tres porciones como adultos. Se recomienda

tomar la leche en el desayuno, el almuerzo y la cena, seguido por un

vaso de agua, es parte de las recomendaciones de la Academia Americana

de Pediatría.”

 

Si el niño es alérgico a la lactosa se le puede dar leche deslactosada,

lo cual mantiene los ingredientes nutritivos necesarios. “Está la leche

orgánica que es de alta calidad”, añade el médico. También recomienda a

veces variar y darle leche con sabor a chocolate o vainilla a los niños,

o batidos, para facilitar que se la tomen. Darle leche a los niños en

vez de bebidas altas en calorías como refrescos puede ayudar a prevenir

la obesidad, enfatiza el pediatra.

 

“Cuando vamos creciendo las necesidades calóricas van cambiando y como

adultos también podemos usar la leche descremada como una opción para

nuestra vida diaria”, dice. “También se puede añadir avena y canela a la

leche para darle un sabor delicioso, o comer platillos como unas

enchiladas con un producto lácteo como la crema”, recomienda Shapiro. La

leche también es importante para los adultos y las personas de la

tercera edad. “Si nosotros no le damos suficiente calcio a nuestro

cuerpo estamos en riesgo de tener osteoporosis, que hace que nuestros

huesos se vuelvan más frágiles y se puedan romper”, concluye el médico.