Noticias

...
5 de abril de 2019

El film “Mamá, mamá, mamá”, que se está rodando en una casona porteña,

es la ópera prima de Sol Berruezo Pichon-Riviére que escogió un equipo

enteramente femenino para su rodaje que explora el universo de las niñas

en su paso a la adolescencia, una etapa que “no está contada en el

cine”, señaló la directora.

 

El set fue una casa del barrio de Colegiales, donde 34 mujeres se

repartieron entre los dos pisos y el patio arbolado: 24 técnicas 10

actrices de rodaje. La realizadora reconoció a Télam que “fue una

decisión política” el conformar un equipo de trabajo únicamente femenino.

 

"Una decisión política para hablar desde los hechos, no tanto desde el

discurso. Probar que desde el oficio, no solo desde lo artístico, no hay

limitación en cuanto al género. Una mujer puede hacer el mismo trabajo

que un hombre y generar una atmósfera, incluso, mucho mas linda y

tranquila. Sobre todo en rodajes con niñas, que no es lo mismo que

hacerlo con adultas", confesó.

 

Al mismo tiempo que una de las protagonistas de 12 años rodaba una

escena breve, la asistente de producción le daba de mamar a su bebé, en

medio de luces y cables que las técnicas iban colocando hasta escuchar

el pedido de silencio por parte de la directora y el mítico: “Acción”.

La toma termina y todas felicitan el trabajo de la pequeña actriz.

 

La joven promesa se llama Camila Zolezzi de 12 años, la única de las

niñas con experiencia en cine, cuyo antecedente inmediato es haber

formado parte de elenco de "Sangre en la boca", un drama protagonizado

por Leonardo Sbaraglia que se estrenó en 2016.

 

“Mamá, mamá, mamá” parte de la tragedia de la muerte de Erín, una niña

de 5 años ahogada en la pileta de su casa, y explora el universo

femenino de Cleo (12 años), Leoncia (6 años), Manuela (11 años) y Nerina

(15 años).

 

"La decisión de que la muerte sea el punto inicial de la película fue

primordial, porque el conflicto no es ese, como podría ser en una

película normal, sino que es la visión de las niñas acerca de la muerte

y las no palabras que trae la muerte", explicó Berruezo Pichon-Riviére.

"Lo que más me importa mostrar es a las niñas desde los 11, los 12 años

que es un momento que no está contado en el cine y es un momento de

transición muy íntimo y particular y no hay palabras para ese momento,

al igual que para la muerte”, añadió.

 

En la película “se tratan temas muy íntimos como la menstruación, la

sexualidad, la dictadura de la delgadez, el paso de los estereotipos de

belleza, la muerte, por eso también me pareció que las niñas iban a

estar más cuidadas si éramos un equipo integral de mujeres”, explicó la

directora. Sol Berruezo Pichon-Riviére lo tomó también "como una forma

de ensayo. No porque crea que el género femenino es mejor, sino para ver

cómo se da esta dinámica de mujeres, y está saliendo hermoso. Fue una

gran elección".

 

Las jóvenes protagonistas coincidieron con la declaración de Zolezzi:

"esta película es una experiencia muy linda, porque somos todas mujeres.

A través de nuestros personajes mostramos cómo vemos el mundo desde

nuestra edad. Y además, nos reímos mucho”. A esa confesión se sumaron

sus compañeras niñas: Siumara Castillo, Camila Zolezzi y Chloé Cherchyk,

la adolescente del grupo.

 

"Mamá, mamá, mamá" obtuvo el primer puesto del Concurso Ópera Prima 2017

del Instituto Nacional de Artes Audiovisuales y el estreno está previsto

"para 2020, en el verano, porque es una película de verano con clima

invernal", concluyó la directora.