Noticias

...
10 de enero de 2019

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Consolas; -webkit-text-stroke: #000000} p.p2 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Consolas; -webkit-text-stroke: #000000; min-height: 14.0px} span.s1 {font-kerning: none}

En la Universidad de Washington han analizado datos para concluir que

los bebés que han sido alimentados con leche de fórmula en biberones

tienen más posibilidades de ser zurdos al crecer, informó Europa Press.

 

A esta conclusión, publicada en la revista 'Laterality: Asymmetries of

Body, Brain and Cognition', han llegado tras analizar 60.000 madres e

hijos, y la misma aporta una mayor información sobre el desarrollo de

funciones cerebrales complejas que, en última instancia, determinan si

un bebé va a ser diestro o zurdo.

 

"Creemos que la lactancia materna optimiza el proceso que experimenta el

cerebro al solidificar la capacidad de dar. Eso es importante porque

proporciona una línea de evidencia independiente de que la lactancia

materna puede durar de seis a nueve meses", ha comentado el autor

principal del estudio, Philippe Hujoel.

 

No obstante, el doctor ha avisado de que su estudio no implica que la

lactancia materna provoque el bebé sea diestro, ya que esta condición se

establece en el embarazo y está determinada, al menos parcialmente, por

la genética.

 

"La investigación arroja luz sobre cuándo la región del cerebro que

controla la habilidad con las manos se localiza en un lado del cerebro,

un proceso conocido como lateralización cerebral. Posiblemente, según la

investigación, la lactancia optimiza esta lateralización para

convertirse en diestro o zurdo", ha zanjado el experto.