Noticias

...
21 de febrero de 2019

"Roma" y su creador, Alfonso Cuarón, han cosechado un sinnúmero de

distinciones a las que se pueden sumar más este domingo, cuando se

revelen los triunfadores de los premios de la Academia de las Artes y

Ciencias Cinematográficas de Hollywood. "Roma" y Cuarón cuentan con una

decena de nominaciones, que incluyen mejor película, guión, actriz y

director. El éxito de la película se debe, en parte, a que aborda

cuestiones que atañen a todos, tanto a nivel social como personal. Roma

expone, entre otras cosas, la discriminación racial y de clase que

existe en México y que se acentúa hacia los indígenas. La gran acogida a

nivel internacional del film revela que los problemas que toca no son

exclusivos de un país, sino que son generalizados.

 

En una entrevista concedida a Noticias ONU, Alfonso Cuarón reflexionó

sobre algunas de las premisas de "Roma". Según el mexicano, en su país,

como en muchos otros, las diferencias de clase y sociales van de la mano

y se acentúan con los pueblos indígenas: "No es muy difícil ver dónde

esta el poder económico a partir del color de la piel y los pueblos

indígenas son los que siempre terminan con menos privilegios".

 

"Roma" refleja situaciones dolorosas en la pantalla que han tocado

fibras sensibles y generado una reacción en México. En palabras de

Cuarón: "La película ha abierto conversación. Una conversación acerca

del racismo que existe en mi país y que lo hemos ignorado. Y no sólo

ignorado, el mexicano ha vivido negándolo… La realidad es que es

profundamente racista y se ha abierto esa conversación alrededor de los

pueblos indígenas, de los pueblos originarios".

 

"Hay una complejidad específica en México: por un lado, existe un

orgullo indígena, pero como de manera mítica, como una cuestión de un

pasado lejano de casi decir súper héroes y, por otro, se ignora a toda

una sección de la población que está ahí y que ha sido usurpada de una

cultura, o se ha tratado de usurpársela, incluso con programas para la

erradicación de su lengua".

 

Para Cuarón, muchas veces esa colonización cultural se consigue a través

de la presión social que reciben de generación en generación los

indígenas que terminan por "no querer que los hijos hablen sus lenguas

originarias por temor a no integrarse". El film rodado en español con

algunos diálogos en mixteco -lengua del pueblo indígena oaxaqueño del

mismo nombre- exhibe la represión que sufren las lenguas indígenas. "El

mixteco no se habla más que entre Adela [la otra empleada doméstica de

la familia protagonista] y Cleo, y lo hablan en sus espacios: la cocina

y su cuarto, cuando están en intimidad o en soledad, no cuando están

rodeadas del marco familiar", explicaba el cineasta. La única persona

que tiene una relación mínima con el mixteco es la niña de la familia,

quien suele cantar con Cleo una canción en su lengua. Cuarón explica que

este detalle es "un comentario acerca de una cierta estructura de poder

porque esta niña es ninguneada, ignorada y menospreciada por la parte

masculina del hogar". En "Roma" se retratan perfectamente las relaciones

de poder entre géneros.

 

Durante la entrevista, el cineasta hace referencia a quienes afirman

que, si las lenguas son habladas por poca gente, no tienen razón de ser

y deberían dejar de existir. "Es aterrador eso, es casi un genocidio

cultural. Las lenguas se enriquecen de la diversidad, el conocimiento se

enriquece de la diversidad, la humanidad se enriquece de la diversidad".

 

El film retrata la vida de las empleadas domésticas impulsando la lucha

de reivindicación en este gremio. Se calcula que en México hay cerca de

dos millones y medio de trabajadores del hogar, de los cuales más del

90% son mujeres, y que prácticamente todos carecen de protección social.

"Me da muchísimo gusto que Roma se haya convertido en una plataforma

para movimientos tan importantes en México y Estados Unidos de

trabajadoras domésticas".

 

Para Cuarón, no obstante, hay un elemento todavía mucho más importante,

"y es la educación a un público que tiene usos y costumbres desde la

Colonia del trato a las trabajadoras del hogar. El bagaje viene desde la

Colonia, donde había una estructura en un principio de esclavitud, y

cuando ésta se abolió vino esta esclavitud disfrazada en la que

generalmente gente de origen indígena recibía solo techo y comida…Y este

es un esquema que se ha normalizado en México, además de que se toma

ventaja de una situación de paridad ínfima y estas personas tienen que

aceptar cierta relación porque están escapando de realidades de mucha

miseria y hay una actitud muchas veces de un sector de la sociedad que

siente que con darles techo y comida deberían de estar agradecidas".

 

El lanzamiento de "Roma" ha coincidido con un momento de cambio de

gobierno en México que ha despertado mucha esperanza para la mayoría de

los mexicanos. "Es meramente coincidental. Pero es coincidental como las

cosas pueden ser coincidentales en las conciencias colectivas en las

sociedades, hay necesidades de discutir, de hablar cosas", mantiene

Cuarón, quien comparte la esperanza de que esta posibilidad de cambio no

esconda "viejos vicios con trajes nuevos".