News

...
August 14, 2019


La concienciación de los padres por el daño que pueden hacer a sus niños

al fumar en el hogar familiar les ayudaría a superar la adicción al

tabaco. Un estudio financiado por el Instituto Nacional del Cáncer de

Estados Unidos publicado en 'JAMA Pediatrics' ha demostrado que los

pediatras pueden ayudar a los padres a dejar de fumar, cuenta Ecoticias.

 

La investigación, dirigida por investigadores del Hospital General de

Niños de Massachusetts (MGHfC), se realizó en cinco estados: Carolina

del Norte, Tennessee, Virginia, Ohio e Indiana, y se basó en un

cuestionario electrónico que rellenaban los padres en el hospital de sus

hijos sobre su deseo de dejar de fumar y se les ofrecieron recetas de

dos productos para dejar de fumar aprobados por la Agencia

Estadounidense del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés): parches

de nicotina y chicle, así como la inscripción en la línea gratuita para

dejar de fumar del estado y el programa nacional 'SmokefreeTXT'.

 

La intervención fue una versión del programa de Esfuerzo Clínico contra

la Exposición al Humo de Segunda Mano (CEASE, por sus siglas en inglés),

desarrollado por Jonathan P. Winickoff, el investigador principal del

estudio y médico de MGHfC.

 

En comparación con las prácticas de control en el estudio de dos años,

las prácticas de intervención mostraron una disminución del 2 por ciento

en la tasa de tabaquismo por año en toda la población de padres que los

visitó, no solo entre los que aceptaron dejar de fumar.

 

"Dos por ciento por año no parece mucho", admite Winickoff, profesor de

Pediatría en la Escuela de Medicina de Harvard (HMS), "pero a nivel de

población, cuadruplicar la tasa de disminución del tabaquismo es un

resultado fenomenal. Si este programa se implementara en todo Estados

Unidos, tendría un profundo impacto positivo en la salud del país".

 

Los efectos del consumo de tabaco en la salud son una de las

asociaciones mejor estudiadas en medicina. En los adultos, fumar puede

provocar muchas enfermedades, desde cáncer hasta pérdida de visión. En

los niños, el humo de segunda mano aumenta la probabilidad de una serie

de enfermedades, incluido el síndrome de muerte súbita del lactante.

 

Y cuando una mujer fuma durante el embarazo, los bebés corren un riesgo

mucho mayor de parto prematuro y bajo peso al nacer, lo que puede causar

problemas de salud y aprendizaje que pueden seguir durante toda su vida.

 

"Las personas que tienen más probabilidades de tener otro embarazo son

las que ya tienen un bebé y van a la consulta del pediatra --apunta la

autora principal del estudio, Emara Nabi-Burza, de la división de

Pediatría Académica General en MGHfC y el Centro de Investigación y

Tratamiento del Tabaco en MGH--. Si queremos evitar fumar durante el

embarazo, una de las mejores estrategias es lograr que los padres de

niños pequeños dejen de fumar".

 

El uso de tabletas en lugar de papel para administrar el cuestionario

permitió a los investigadores entregar videos motivadores específicos

para cada estado y culturalmente apropiados para la población de la

práctica, así como controlar en tiempo real lo que estaba sucediendo

durante el día e impulsar nuevas promociones para dejar de fumar gratis

de cada estado tan pronto como se lanzaron.

 

El programa ahora se está difundiendo activamente a través de los

programas de control del tabaco en los departamentos de salud estatales

de Indiana y Carolina del Norte, dos de los estados donde se realizó el

estudio.

 

"Sabíamos que la visita pediátrica era un momento de enseñanza para

ayudar a los padres a dejar de fumar --explica Winickoff, quien también

dirige la investigación pediátrica en el Centro de Investigación y

Tratamiento de Tabaco MGH--. Simplemente no sabíamos cómo ponerlo en

funcionamiento. Este estudio muestra la efectividad de métodos muy

simples que pueden emplearse fácilmente en cualquier estado".