News

...
August 14, 2019

 

La firma de ropa, calzado y complementos deportivos, han lanzado en

Estados Unidos la primera suscripción a sus zapatillas infantiles, que

hará llegar a casa de sus clientes más fieles un par de ellas cada mes,

o cada dos, o en el periodo que ellos elijan, según ha comunicado la

empresa. Por ahora, el programa Nike Adventure Club se centrará solo en

zapatillas infantiles, ya que Nike entiende que los padres son quienes

tienen menos tiempo para elegir y comprar ropa para sus hijos, y solo

estará disponible en EEUU, según ha confirmado Nike a Business Insider.

 

Cada par costará entre 50 y 60 dólares (aunque las zapatillas infantiles

de Nike cuestan entre 40 y 100 dólares), y parece que comprarlas con

este modelo de suscripción será más barato que hacerlo en la tienda.

 

Los clientes pueden elegir el estilo que prefieran, de zapatillas

deportivas a para el día a día, y también pueden descambiar los zapatos

si al cliente no le quedan bien o simplemente no le gustan una vez los

haya recibido.

 

Nike asegura haber estado trabajando en este modelo durante los últimos

dos años, que ha probado con 10.000 familias de entre su base de

clientes. Con esta prueba, la marca ha encontrado que los padres

interesados en este tipo de programas son los que valoran el tiempo y la

comodidad por encima del dinero, ha apuntado.

 

Ya otras marcas como la startup estadounidense Rockets of Awesome y la

famosa, también estadounidense, Stitch Fix enviaban cajas con ropa para

niños periódicamente.

 

Además, Nike Adventure Club permite a los niños elegir fácilmente el

estilo de las zapatillas que quieren recibir a través de su web (y los

padres no tienen que preocuparse por el precio, ya que la suscripción

carga lo mismo todos los meses independientemente del modelo que se

elija), y luego Nike personaliza la caja con el nombre del niño o niña

que va a recibir las zapatillas.

 

Y cuando el pie del niño crece y las zapatillas ya le queden pequeñas, o

se las haya puesto demasiado para poder seguir utilizándolas, los

clientes pueden enviarlas de nuevo a la compañía (también zapatillas de

otras marcas).

 

Si están en buenas condiciones, Nike las donará a una organización sin

ánimo de lucro y si no, la compañía las reciclará con su programa Grind,

que transforma calzado en otros productos, como suelo para los parques

infantiles.