News

...
January 9, 2020


Como respuesta a la preocupación de muchos padres cuando su bebé deja de

comer sin motivo aparente, Medicina TV ha consultado a un especialista

sobre este problema que suele darse durante el primer año cuando el

bebé, de repente, deja de querer comer ciertos alimentos. Esto se conoce

como la anorexia del primer año y suele dejar a los padres bastante

desconcertados, aunque no es nada raro que ocurra dentro de las etapas

típicas de la alimentación infantil.

 

“Lo que se sucede es algo bastante comprensible y es que, a partir del

año, los niños comen prácticamente de todo y el resultado es que la

gente que hay alrededor del niño, además de sus padres, pierde el miedo

a darle otras cosas para comer y de esta forma calmarlo con, por

ejemplo, un galleta, unos gusanitos, un zumo… provocando que el pequeño

pase de comer de unas 5 veces al día a unas 15 o 20 al día”, explica el

pediatra Jesús Garrido.

 

¿Qué ocurre cuando le niño recibe tanta oferta de comida durante el día?

Lo que ocurre es que empieza a seleccionar lo que le gusta y lo que no

y, por lo tanto, aprende a seleccionar alimentos. “Como sabe que antes o

después le volverán a dar de comer, si algo no le gusta, dejará de

comerlo y así un niño que tenía una dieta más o menos variada empieza a

tener una dieta cada vez más restringida”, apunta el doctor.

 

El mayor problema ante esta situación es que es muy previsible que el

niño acabe teniendo una dieta basada en cosas como lácteos azucarados,

papas fritas, rebozados, pizzas, pasta… Por eso lo ideal para evitar que

esto suceda es, según indica el pediatra Jesús Garrido, tratar de

ofrecerle al niño “comida de verdad a las horas de comer y no usar la

comida como forma de entretenimiento, de esta forma la mayoría de

anorexias del primer año se resuelven”.

 

Photo: © William Tracy / US Air Force