News

...
March 8, 2019

El Festival de Cine Latinoamericano de Toulouse destaca en su 31ª

edición al cine latinoamericano con más de 150 películas, además de

reuniones con invitados especiales, intercambios con directores,

conferencias,  exposiciones, talleres, conciertos y mucho más. Celebrado

del 22 al 31 de marzo de 2019, las secciones quedarán divididas en

Concurso de Documentales, Cortometraje de Competencia, la sección Jeune

Public -dirigida a un público infantil de entre 6 y 12 años-, y la

Competición de Largometrajes de Ficción, entre las que se proyectarán

algunas reconocidas como "La camarista" o "Temblores".

 

El objetivo del festival, celebrado en Francia, Toulouse, persigue la

inscripción de las obras de directoras y directores latinoamericanos -ya

sean de ficción, animación, documental, ensayo, experimental o nuevos

formatos- para su participación en el proceso de selección de las

distintas competencias. Así lo llevan haciendo durante tres décadas, y

este año 2019 no iba a ser diferente.

 

Los requisitos son muy simples: las películas deberán haber sido

producidas en 2017 y 2018 para poder participar en la Convocatoria 2019;

en segundo lugar, para poder ubicarse en las competencias de

Largometraje de Ficción y Documental, las películas deberán ser inéditas

en Francia en marzo de 2019, y su director o directora debe ser de

procedencia latinoamericana. No obstante, también podrán participar

directores o productores no latinoamericanos si sus películas están

relacionadas con América Latina, entrando así en las secciones fuera de

competencia.

 

Con ello, en la categoría de Largometrajes de Ficción, las cintas

presentadas competirán por el Gran Premio Coup de Coeur, un premio de

ayuda a la distribución en Francia mediante un aporte financiero

valorado en 3 000 € y otro de 2 000 para la parte técnica; el Premio del

Público, con ayuda del patrocinio del periódico regional La Depeche du

Midi, que ofrecerá a la galardonada una campaña publicitaria en

distintas regiones de Francia; el Premio FIPRESCI a ópera prima o

segunda película; el Premio SFCC de la Crítica Francesa de

Cine-Toulouse, otorgado a un primer o segundo largometraje del director;

el Premio de la CCAS, en el que un jurado de beneficiarios de la CMCAS

votará para escoger su película favorita; y el Premio Rail d´Oc, en la

que un jurado otorgará una distinción a una ópera prima o segunda

película de la sección en competencia.

 

Así, los Largometrajes de Ficción en competencia suman un total de trece

en esta edición. El primero de ellos es "Familia sumergida", una cinta

de la argentina María Alché que sigue la historia de Marcela, una mujer

cuyo mundo se vuelve extraño y frágil cuando, tras la muerte de su

hermana Rina, se siente perdida hasta en su propia casa. Cuando las

conexiones con su entorno cercano familiar se ven dislocadas, llega

Nacho, un joven amigo de la hija al que le cancelaron un viaje de

trabajo. Juntos compartirán conversaciones y paseos. Es entonces cuando

Marcela recibe la llamada de un pariente distante por una reunión,

mientras en su casa mantiene diálogos con parientes de otra dimensión.

 

La segunda se corresponde con "Jazmines en Lídice", en la que el

venezolano Rubén Sierra Salles cuenta la historia de Meche, una mujer

que no supera la ausencia de su hijo Raúl. Su habitación está intacta,

su ropa sigue en el armario. Sus hijas Dayana y Anabel tratan de

convencerla para que se vaya de Lídice, el barrio donde vivió toda su

vida. Con la excusa del cumpleaños de Dayana, la familia se reúne, y con

ellas la esposa de Raúl. La reunión se torna dolorosa entre reclamos y

heridas abiertas ante la mirada imponente de quien se siente responsable

por el dolor de quienes se quedaron.

 

Con "La camarista" llega la tercera de las producciones. Lili Avilés,

directora mexicana, ofrece en su ópera prima una reflexión sobre la

estructura de las clases sociales en México cuando relata la dura vida

de Eve, una camarista que trabaja en uno de los hoteles más prestigiosos

de la ciudad. Las jornadas tan extensas y laboriosas hacen que la

protagonista no pueda cuidar a su hijo mientras trabaja, pero ella está

convencida de que su situación mejorará cuando sea ascendida a un mejor

puesto.

 

"Pozo de las niñas", otro de los largometrajes presentados en

competencia, está ambientada en el México de 1982. Siendo una adaptación

de la novela homónima de Guadalupe Loaeza, la mexicana Alejandra Márquez

traslada al público a la crisis económica que golpea el país. El mandato

de López Portillo llega a su fin y Sofía,  esposa ideal, hermosa y

encantadora anfitriona de fiestas organizadas en sus hermosos

vecindarios, se cierne por encima de las contingencias. Cuando sucede lo

inimaginable, la reducción social y desventajas asociadas, ¿hasta dónde

irá para salvar las apariencias y mantener la parte del pastel?

 

El rumor sobre la proximidad de los tiburones está alertando a los

habitantes de un pequeño pueblo de pescadores con "Los tiburones", el

film de la uruguaya Lucía Garibaldi. En un contexto en el que la llegada

de turistas de verano está por llegar, Rosina, una adolescente de quince

años que despierta su sexualidad y está decidida a experimentar sus

emociones, se aventura a provocar a Joselo, joven pescador del pueblo.

 

Bani Khoshnudi, director mexicano de origen iraní, llega a la

competencia con "Luciérnagas", una cinta sensible y sobria sobre el

exilio de Ramin, un joven homosexual iraní que huye de la represión de

su país. Un polizón en un carguero de Turquía llega a México en el

puerto de Veracriz, que sirve como telón de fondo de la soledad y drama

de este migrante. Entregado a sí mismo, trabaja para organizar su

supervivencia a pesar de la ausencia de su compañero sentimental, que

permaneció en Teherán. El amor y la amistad, sus reuniones con otro

migrante y el gerente del pequeño hotel donde encontró refugio lo

ayudarán a redescubrir un sentido de libertad y a reconectarse con el deseo.

 

La dominicana "Miriam miente", de Natalia Cabral y Oriol Estrada, narra

la historia de Miriam, que espera ansiosamente su gran fiesta de los

quince años. Mientras organizaba el evento hasta el más mínimo detalle,

su familia espera que ella presente a su novio, un tal Jean-Louis que

conoció on-line y que deberá ser su pareja para el baile. Unos días

antes, Miriam organiza una reunión física con él, pero cuando le ve, se

da cuenta de que no es como la había imaginado. A partir de entonces, se

hundirá en una serie de mentiras inextricables para proteger su secreto.

 

"Monos", del colombiano Alejandro Landes, aparece también en el

festival. Aislados en los Andes colombianos, un grupo de adolescentes

militarizados y armados, pertenecientes a La Organización, tienen en su

poder la guardia de la Doctora, una ingeniera norteamericana

secuestrada, y una vaca lechera. Lo que inicialmente se ve como un juego

y descuido ofrece un giro de inesperado cuando la vaca fallece

accidentalmente. A riesgo de sus vidas, los jóvenes deben huir a la

jungla, perseguidos por el ejército... Cuando son alcanzados por los

adultos, se verán obligados a cuestionar el significado del compromiso.

 

Rubén Mendoza trae al evento "Niña errante", una producción colombiana

que sigue la historia de cuatro hermanas de diferentes madres que se

encuentran tras la muerte de su padre. Gabriela, Caro y Paulina son

mujeres jóvenes con vidas distintas. Sin embargo, Ángela, que apenas ha

superado la infancia, es la única que se ha criado con su padre, además

de no haber conocido a su madre, que murió cuando dio a luz. Ante esta

situación, la menor será llevada con su tía lejana. Más que un simple

viaje, el cruce del país se convertirá en la búsqueda de la figura del

padre, un descubrimiento de hermandad y, para Ángela en particular, un

viaje esmaltado de descubrimientos, un camino iniciático a su propia

sensibilidad y su conversión en mujer.

 

"Perro bomba" se encuentra también en la lista. Con él, Juan Cáceres

trae la primera película chilena con personaje principal negro, una

ficción escrita como documental. La cámara, casi siempre en el puño,

sigue paso a paso a Steevens, emigrante haitiano en Santiago. Steevens

perderá su trabajo y será rechazado por su comunidad como resultado de

una disputa con su jefe. Víctima de la actitud predominantemente

xenófoba y antiinmigratoria de muchos chilenos, experimentará un

verdadero descenso al infierno.

 

"Querencia", del brasileño Helvecio Marines Jr., cuenta la historia de

Marcelo quien, tras un ataque a su rancho, se ve obligado a renunciar a

su trabajo de vaquero. Afortunadamente, tiene amigos que lo apoyarán en

su verdadera pasión: ser maestro de ceremonias para los festivales de rodeo.

 

En penúltimo lugar se encuentra "Temblores", una película del

guatemalteco Jayro Bustamante centrada en el tabú de la homosexualidad

en Guatemala. Pablo es un hombre bueno de cuarenta años, de clase media

y padre de dos hijos maravillosos, además de practicante en su parroquia

evangelista. El fino equilibrio de su familia y su vida social se rompe

cuando se enamora de Francisco. Una vez confiesa su amor, una ola de

reacciones suceden de forma implacable. Su familia, y especialmente su

esposa, Isa, están decididos a ayudarlo a curarse de esta desviación con

la ayuda de su comunidad religiosa.

 

Y concluyendo la sección, "Todos somos marineros". Miguel Ángel Moulet,

director peruano, refleja a través de las imágenes una humanidad que

vacila, alternando marcos ajustados con otros no estructurados de gran

fluidez. Un viejo barco ruso en aguas peruanas. A bordo, con el capitán,

solo están Tolya y su hermano Vitya. Han estado atrapados allí por mucho

tiempo. Son indigentes, indefensos ante una situación administrativa sin

salida. Están condenados a sobrevivir con nostalgia por su país y su

vida pasada. Afortunadamente, se crean algunos enlaces en el terreno,

especialmente con Sonia, una comerciante activa llena de proyectos, y

con Tito, su joven protegido. La esperanza de adaptarse a una nueva vida

puede surgir de los intentos de echar raíces.