News

...
February 21, 2019

Aparte de cepillarse los dientes regularmente, la dieta de tu hijo

jugará un papel clave en su salud dental y el posible deterioro de los

dientes. El enemigo a batir, con la propia dieta o el cepillado tras

cada comida de los dientes, es el azúcar, dice la Academia Americana de

Pediatría.

 

Mientras más tiempo y con más frecuencia estén expuestos los dientes al

azúcar, mayor es el riesgo de sufrir de caries. Los alimentos con

"azúcar pegajosos" como los caramelos, el tofe y la fruta seca,

especialmente cuando se queda en la boca y cubre sus dientes con azúcar

por horas, pueden causar graves daños.

 

     Asegúrese de cepillar los dientes de su hijo siempre después de

comer algún alimento con alto contenido de azúcar.

 

     No permita que los niños pequeños tomen líquidos que contienen

azúcar en una taza entrenadora durante un largo período.

 

Cómo reducir el consumo de dulces

 

Casi todos disfrutan los dulces de manera natural, y su hijo no es

diferente. Al igual que las demás personas, su hijo nació con un gusto

por el azúcar, y ya es muy sensible a las diferentes concentraciones de

dulzura. Ofrézcale una batata (ñame) y una patata horneada y ella

siempre elegirá el ñame. Preséntele una opción entre el ñame y una

galleta y la galleta será la ganadora.

 

Descanse tranquilo, no es su culpa si su hijo se lance por los dulces y

el helado cuando usted preferiría que se comiera un pedazo de queso.

Pero es su responsabilidad limitar su acceso a los dulces y

proporcionarle una dieta formada principalmente de alimentos nutritivos

que promueven el crecimiento, no las caries dental.

 

La publicidad en la televisión

 

La publicidad por televisión, los comerciales, pueden ser un grave

obstáculo para la buena nutrición de su hijo. Algunos estudios

demuestran que los niños que ven más de veintidós horas de televisión a

la semana (más de tres horas frente a la pantalla al día) tienen mayor

tendencia a volverse obesos. Los niños son extremadamente receptivos a

los anuncios de cereales y dulces azucarados, especialmente si han

visitado otras casas donde se consumen estos alimentos. La obesidad es

un creciente problema entre los niños en América. Por esta razón,

necesita estar consciente de los hábitos alimentarios de su hijo, en

casa y fuera de ella, y supervisarlo para asegurarse que está comiendo

tan saludablemente como sea posible.

 

En casa

 

Para combatir las influencias externas, mantenga su propia casa tan

saludable como sea posible. Aprovisiónese con productos bajos en sodio,

bajos en azúcares y bajos en grasas. Eventualmente su hijo se

acostumbrará a los alimentos saludables, los cuales lo harán menos

susceptible a la tentación de los alimentos con más contenido de azúcar,

sal o grasa.