News

...
January 9, 2020


Si tu hija o hijo está despuntando en conocimientos y habilidades

sorprendentes para su edad, es posible que te preguntes si no será

superdotada/o. En El Colombiano nos dicen que varias características

de su comportamiento revelan cuando un niño tiene una condición de

talento excepcional. Es algo que tiene un componente genético, pero

también estimulado por el entorno.

 

Sus preguntas sorprenden. Dicen cosas y construyen frases que no son

nada comunes. Aprenden muy rápido. Tienen buena memoria, y algunos

manejan un muy buen sentido del humor.

 

Estas son algunas características que pueden llamar la atención de los

padres y que podrían indicar que su hijo tiene una condición de

superdotado. O mejor, como lo dice el sicofisiólogo clínico, Luis

Gaviria Vélez niños dotados, de acuerdo con el modelo americano más

aceptado.

 

“Lo más visible es rasgos de lenguaje. Uno nota que los niños y las

niñas que van a ser dotados tienen una riqueza de lenguaje que ensayan y

salen con frases que lo dejan a uno con una sorpresa total, con un uso

más avanzado que su edad”, comenta el experto antioqueño, director del

Instituto de Neurociencias y Coaching en Estados Unidos

 

También desde el punto de vista del aprendizaje son capaces de hacer

asociaciones poderosas para descubrir nuevos resultados. Y a esto se une

también una gran capacidad de memoria.

 

Por lo general en sus reacciones emocionales son intensos y

extrovertidos, “no los ves ni quieticos ni tranquilitos”, aunque también

existe una variable de niños dotados que son introvertidos, que

especialmente no se sienten cómodos con el contacto con adultos.

 

Una imaginación vívida y un alto sentido de la justicia que los lleva a

preguntarse, por ejemplo, por qué algunos niños tienen que vivir en la

calle y otros lo tienen todo, también hacen parte de sus características.

 

Pero ese comportamiento excepcional que presenta el niño no es

necesariamente integral, es decir, no tiene porque destacarse en todas

las áreas, complementa la sicóloga y neurosicóloga María Luisa Mejía.

“Puede que a nivel intelectual, algunos están por encima del promedio

porque aprenden más rápido; pero no les va bien en otras habilidades que

tiene que ver con motricidad, por ejemplo. Suele haber una disincronía,

diferencias significativas entre unas habilidades y otras”.

 

Por eso desde la neurociencia, anota Gaviria Vélez, se habla de

inteligencias diversas.

 

Nace y se hace

 

Aunque muchos de estos chicos que tienen unas capacidades intelectuales

superiores o más desarrolladas cuentan con un componente genético,

también su entorno influye en la potencialización de las capacidades.

 

“La capacidad intelectual tiene un contenido genético y es estable en el

tiempo, no se modifica; pero obviamente a nivel ambiental, de su

estimulación, una persona se puede favorecer mucho”.

 

Puede existir un ambiente para el triunfo, o un ambiente para el

fracaso, plantea el director del Instituto de Neurociencia y Coaching

 

En su desarrollo escolar, plantea la sicóloga Mejía, estos chicos tienen

necesidades educativas especiales y por eso la institución también debe

hacer un trabajo de adecuación para satisfacerlas.

 

Sin embargo, plantea Luis Gaviria, no es necesario separarlos de otros

alumnos, ni siquiera es conveniente. Explica que. por ejemplo, dada su

mayor capacidad y velocidad en el aprendizaje, a estos niños pueden

dárseles tareas de liderazgo frente al grupo, apoyar en el proceso de

enseñanza a otros compañeros puede ser una de esas iniciativas.

 

Para un desarrollo adecuado de los niños dotados, Luis Gaviria Vélez,

plantea un entorno de estimulo y corrección. Lo primero es un soporte

afectivo y de reconocimiento en el que la palabra validación es

esencial, hay que validar a la persona, “las cosas buenas se validan”;

pero también hay que ponerle límites y enseñarle a poner límites cuando

desarrollan una actitud no adecuada.

 

Photo: © Balraj001 / Pixabay.com